Noticias

ENFERMERAS DEL HOSPITAL SALVADOR LLAMAN A COLEGAS DEL RECINTO A ADHERIR AL PARO

ENFERMERAS DEL HOSPITAL SALVADOR LLAMAN A COLEGAS DEL RECINTO A ADHERIR AL PAROSANTIAGO- Ante el fracaso en la mesa de negociación con autoridades de gobierno, esta mañana los trabajadores del Hospital del Salvador desarrollaron en el frontis del recinto su quinta jornada de movilización, con motivo de expresar su rechazo por la concesión del Hospital. El acto, se desarrolló de forma pacífica y contó  con la presencia de parlamentarios, políticos, dirigentes gremiales y miembros de la prensa.

Viviana Carrasco, enfermera clínica del Hospital del Salvador y colegiada, conversó con nosotros para dar a conocer la postura de las enfermeras del hospital para oponerse a la concesión del establecimiento.  “Nosotros como enfermeras estamos en contra de la concesión porque sentimos que esto es una responsabilidad social. En nuestro caso fuimos formadas en universidades públicas y sentimos que tenemos que estar acá defendiendo la salud pública” .

Por su parte, la enfermera Amapola Ureta, se refirió a la baja participación por buena parte de sus colegas del Hospital Salvador, lo que atribuyó a una falta de información respecto al tema que convoca a estas movilizaciones, como también a una falta de comunicación y poca capacidad de entendimiento entre las propias enfermeras.  “Tenemos harto trabajo por delante aquí en el hospital y yo creo que es una dinámica que se repite en varios establecimientos de salud, donde las enfermeras no nos estamos comunicando como debiera ser. Estamos viviendo el día a día con los pacientes que es súper importante, pero también tenemos que empezar a construir algo dentro de nuestros establecimientos para eliminar estos modelos de mercado que se están intentando establecer en la salud y que nosotros como funcionarias públicas rechazamos porque significan segregar a la población. Nosotras fuimos formadas para atender equitativa y dignamente a todos” indicó la profesional.

Finalmente, la enfermera Viviana Carrasco  concluyó haciendo  un llamado a la responsabilidad que sus colegas tienen de hacerse parte de estos procesos, como profesionales de la salud. “Sabemos que es muy importante la atención que tenemos que prestarle a los pacientes que están ahora en el hospital, pero nosotros también estamos velando por los pacientes de mañana, las próximas generaciones y necesitamos tener una visión con conciencia, informada y para eso tenemos que partir de algo. No podemos permitir que el hospital sea construido con fondo privado” concluyó la enfermera.

Como Colegio de Enfermeras, queremos manifestar nuestro respaldo a estas movilizaciones y al mismo tiempo queremos reiterar el llamado de nuestras colegas del Hospital del Salvador a plegarse a este proceso de movilización, el cual tiene como fin no sólo las reivindicaciones laborales necesarias para los trabajadores de la salud, sino que también porque es parte de nuestra responsabilidad ética el velar por la equidad en el acceso a salud de calidad, valor que creemos se debilita con la aplicación de conceptos como el libre mercado y el modelo de concesiones hospitalarias.

INSCRÍBETE EN LA 6TA VERSIÓN DE HOSPITALARIA: LO ACTUAL Y LO NUEVO EN EDIFICIOS DE LA SALUD

congreso_afiche hospitalariaSANTIAGO- Del 6 al 8 de agosto se realizará la 6ta versión de Hospitalaria, Congreso de Infraestructura que se ha convertido en un referente del rubro de la construcción de edificios de salud y en el cual el Colegio de Enfermeras de Chile está participando como patrocinador. Invitamos a todos los profesionales relacionados a participar de 3 días de charlas a cargo de especialistas provenientes de Europa, EE.UU. Latinoamérica y Chile.

El 6to Congreso de Infraestructura Hospitalaria tendrá como tema principal “Lo actual y lo nuevo en edificios de la salud” y se desarrollará los días 6, 7 y 8 de agosto de 2014 en el Club Manquehue, ubicado en Vitacura 5841.

El congreso está dirigido a profesionales que se desenvuelven o quieren ingresar directamente al ámbito de la infraestructura hospitalaria: arquitectos, ingenieros, constructores, facultativos clínicos a cargo de servicios hospitalarios y de la salud, tales como, administrativos, gerentes y encargados de mantenimiento entre otras áreas, en el ámbito público y privado.

Los grandes pilares que sostienen estas jornadas son: la tecnología, el equipamiento, la eficiencia energética, la construcción, edificación y diseño de centros hospitalarios de diferentes escalas. Este evento está destinado a ser un encuentro de carácter nacional e internacional con expositores de renombre y de comprobada experiencia en el círculo hospitalario.

Dentro del selecto grupo de conferencistas que estarán destacamos la presencia de Emilio Sánchez-Horneros, arquitecto español Fundador del estudio TASH y que ha realizado una serie de proyectos en salud. En esta ocasión hablará sobre los nuevos modelos de Infraestructura Hospitalaria y sobre La Ciudad Hospitalaria de Panamá, proyecto que incluye salas de urgencias, hospital pediátrico, hotel para pacientes y centros de atención ambulatoria. Más de 200 mil mt2 construidos, 1.700 camas y 31.9ha de terreno. http://www.css.gob.pa/pro-ciudadhospitalaria.html

Al respecto, Rolando Quinlan, Arquitecto de la unidad de arquitectura de la División de Inversiones del Ministerio de Salud nos cuenta: “Hospitalaria se ha convertido en corto tiempo en un importante referente de difusión del trabajo interdisciplinario de diferentes actores en nuestro país y del extranjero. financistas, diseñadores, paisajistas, ingenieros, planificadores, trabajadores del mundo clínico, artistas y arquitectos entre otros- Es una excelente instancia para exponer ideas y tendencias, discutirlas e implementarlas, en pos de la mejor atención de las personas que acuden a los centros de salud en busca de bienestar en ambientes humanizados”.

Marcela Villablanca, Directora de Hospitalaria, añade: ”Hospitalaria ha logrado convocatorias crecientes en el tiempo y es muy estimulante ver el interés de nuevos actores, en particular de los estudiantes que serán los encargados de llevar a cabo nuestros criterios y principios”.

Paralelo al congreso habrá una feria donde se podrá ver diferentes tecnologías en materiales y sistemas de instalaciones que complementan la infraestructura de salud.

Precio de entradas:

6, 7 y 8 de agosto de 2014 en el Club Maquehue, Vitacura 5841.

Valor de la inscripción: Hasta 31 de julio $130.000.-
Desde el 1 al 6 de Agosto $150.000.-
Valor colegiados acreditados 20% descuento.
Valor estudiante 50% descuento, acreditado con certificado alumno regular
Valor para extranjeros US$300.-
Incluye: Diploma, Coffee Break, Coctel, Estacionamiento (según disponibilidad)

COMISIÓN MIXTA APRUEBA LEY DE EXCLUSIVIDAD UNIVERSITARIA PARA SIETE CARRERAS DE LA SALUD

Congreso ValparaísoVALPARAÍSO- Este miércoles, la Comisión Mixta a cargo de zanjar las diferencias surgidas entre las Cámaras de Diputados y Senadores en el marco del proyecto de Ley de Exclusividad Universitaria para Carreras de la Salud, acordó por 6 votos a favor y 4 en contra, el mantener a las siete carreras integrantes del proyecto con carácter de exclusividad universitaria y someter ese acuerdo a votación en sus respectivas salas legislativas.

En los pasos siguientes, la Comisión Mixta elaborará un informe, el que una vez listo, primero será votado en la Sala del Senado (ya que el proyecto tuvo origen en moción de senadores) y posteriormente, en Sala de la Cámara de Diputados.

Es importante señalar que en ambas votaciones se requiere un quórum especial de aprobación: 68 votos a favor de un total de 120 en el caso de la Cámara de Diputados, y 22 votos a favor de un total de 38 en el Senado.

Contexto de la votación

Recordemos que este proyecto de ley, que originalmente contemplaba a las carreras de Enfermería, Fonoaudiología, Kinesiología, Nutrición y Dietética, Obstetricia y Puericultura, Tecnología Médica y Terapia Ocupacional; fue votado en forma dividida en la Cámara de Diputados el día 22 de abril de 2014, ocasión en que se aprobó el carácter de exclusividad universitaria solamente para las carreras de Enfermería y Obstetricia, habiendo dejando rezagada a las demás carreras, quienes no alcanzaron el quórum necesario en una segunda votación.

No obstante, las siete carreras de forma unánime decidieron apelar la votación ante senadores y la opinión pública, lo cual finalmente derivó en el rechazó del fallo de la Cámara de Diputados por parte de la Comisión de Educación del Senado, lo que obligó a la conformación de una Comisión Mixta integrada por diputados y senadores, que resolviera estas diferencias.

Como Colegio de Enfermeras, queremos manifestar nuestra conformidad respecto a este fallo y además señalar que estaremos dando seguimiento a la votación de esta ley en ambas cámaras, que creemos tras su aprobación generará un impacto positivo dentro del equipo de salud y nuestro gremio.

COLEGIO DE ENFERMERAS LANZA PÁGINA DE CONGRESO NACIONAL E INTERNACIONAL DE ENFERMERAS 2014

Afiche CongresoSANTIAGO- Ya se encuentra disponible el sitio web del “XVIII Congreso Nacional de Enfermeras y II Congreso Internacional”, principal evento de enfermería de nuestro país que se desarrollará los días 6, 7 y 8 de Octubre de 2014 en la ciudad de Santiago, Chile, y que es organizado por el Colegio de Enfermeras de Chile.

Este congreso, cuya organización está a cargo de la empresa Congress Pro y un comité designado por el directorio nacional de la asociación gremial, se llevará a cabo en el Hotel Plaza El Bosque Nueva Las Condes (Av. Manquehue 656, Las Condes) y se espera que atraerá a aproximadamente 400 enfermeras y estudiantes chilenas(os) y extranjeras(os).

“Nuestro lema este año es Avanzando en la senda del empoderamiento, la calidad y seguridad del cuidado  enfermero, por lo que invitamos a enfermeras, enfermeros y estudiantes de enfermería comprometidos  con la transformación del cuidado de enfermería de las  personas, familias y comunidades, que nos acompañen y participen activamente en nuestro congreso” expresó en su carta de bienvenida, la presidenta del Colegio de Enfermeras de Chile, Paola Pontoni Zúñiga.

Entre los conferencistas invitados, ya se confirmó la participación de Anna Santos, PhD en enfermería, quien actualmente se desempeña en la Facultad de Enfermería Universidad de Alberta, Canadá, y David Benton, Director General del Consejo Internacional de Enfermeras (CIE), una de las principales autoridades de enfermería a nivel mundial.

Queremos dejar a todas(os) las enfermeras(os) y estudiantes de enfermería de Chile y el mundo, a hacerse partícipes de este importante evento inscribiéndose con anticipación, para reservar sus cupos, como también a enviarnos sus trabajos de investigación. Además, hacemos un llamado a los auspiciadores que estén interesados de participar, a conocer todas nuestras alternativas disponibles de participación, haciendo click aquí.

Para ingresar al sitio del evento, haz click en el siguiente enlace:

http://www.colegiodeenfermeras.cl/congreso2014/

COLEGIO DE ENFERMERAS PARTICIPA EN SEMINARIO MEJORES PROFESIONALES PARA CHILE

COLEGIO DE ENFERMERAS PARTICIPA EN SEMINARIO MEJORES PROFESIONALES PARA CHILESANTIAGO- El pasado jueves 26 de Junio en el Ex Congreso Nacional, se desarrolló el Seminario “Mejores Profesionales para Chile”, jornada de análisis en torno a la situación de los profesionales de nuestro país, organizada por la Federación de Colegios Profesionales Universitarios de Chile y que contó con las exposiciones de un panel integrado por relevantes actores políticos, académicos y gremiales. La actividad, contó con la presencia de la presidenta(s) del Colegio de Enfermeras, Sra. María Elcira Notario y de las secretarias general y de administración interna de la asociación gremial, Srta. Daniela Bianchi y Sra. Ada Miranda, respectivamente.

El acto comenzó con las palabras del presidente de la Federación y presidente del Colegio de Periodistas, Sr. Marcelo Castillo Sibilla, quien se refirió al rol  activo que los colegios profesionales deben interpretar dentro de la gran reforma educacional que el gobierno está llevando a cabo.  Posteriormente, el profesional cedió la palabra al Subsecretario de Agricultura y ex presidente de la Federación de Colegios Profesionales, Sr. Claudio Ternicier, quien aportó valiosos datos respecto al marco legislativo y el contexto político respecto a la usurpación de las facultades de los colegios profesionales, durante el gobierno militar.

En representación del parlamento, el panel contó con la presentación del senador y presidente de la Comisión de Educación del Senado, Sr. Fulvio Rossi, el cual centró sus palabras en la importancia de la aprobación del proyecto de Ley de Exclusividad Universitaria para las carreras de la salud, basándose en la relevancia de descubrir el sentido verdadero que distingue a la educación universitaria, y comprometió su apoyo de forma irrestricta con los colegios profesionales, en su tramitación.

seminario mejores profesionales ximena rinconTras las palabras del senador Rossi, vino el turno de la Ministra Secretaria General de la presidencia, Sra. Ximena Rincón, autoridad política que expresó el compromiso y gratitud de la presidenta Michelle Bachelet, con el rol histórico que han desempeñado los colegios profesionales y comprometió el apoyo de la mandataria respecto a reimpulsar el proyecto de ley sobre Colegios Profesionales, el cual se mantiene dormido en el congreso desde el año 2009. Además, Rincón aseguró que “la debilidad institucional del sistema actual, requiere de colegios profesionales fuertes”.

Finalmente, la ceremonia continuó con dos bloques enmarcados en los temas “Regulación de la Educación Superior en Chile” y “Legislación de Colegio Profesionales”, que contó con exposiciones de destacados actores, entre ellos el ex Rector de la Universidad de Chile, Sr. Luis Riveros y Matko Koljatik, Presidente de la Comisión Nacional de Acreditación, entre otros.

Agradecemos la invitación por parte de la Federación y felicitamos al comité organizador del evento, a los profesionales asistentes y en especial a las enfermeras quienes estuvieron presentes en una valiosa jornada para abordar la realidad actual de nuestras profesiones, como así también los desafíos que como colegios profesionales tenemos pendientes.

En la imagen, dirigentes del Colegio de Enfermeras y enfermeras(os) asistentes.

En la imagen, dirigentes del Colegio de Enfermeras y enfermeras(os) asistentes.

COLEGIO DE ENFERMERAS ACOMPAÑA A FENASENF EN SU PRIMERA REUNIÓN CON MINISTRA DE SALUD

COLEGIO DE ENFERMERAS ACOMPAÑA A FENASENF EN SU PRIMERA REUNIÓN CON MINISTRA DE SALUDSANTIAGO- Este mediodía, dirigentes nacionales del Colegio de Enfermeras de Chile, acudieron para acompañar a la Federación Nacional de Asociaciones de Enfermeras/os de Chile (FENASENF), en lo que fue su primera reunión para trazar los lineamientos de su plan de trabajo, con la Ministra de Salud Dra. Helia Molina. El encuentro, contó además con la presencia de representantes de la Asociación Chilena de Educación en Enfermería (ACHIEEN) y de la Federación Nacional de Estudiantes de Enfermería de Chile (FENEECh), quienes asistieron tras invitación extendida de FENASENF.

Entre los puntos relevantes de la reunión, se abordó la implementación de la Norma Técnica Nº 19 y  N° 21, como también el tema de los Campos Clínicos y la Ley de Exclusividad Universitaria para las siete carreras de la salud que integran el proyecto que actualmente se encuentra en Tercer Trámite Constitucional en el Congreso, temas transversales para Enfermería que el Colegio de Enfermeras de Chile planteó a la ministra de la cartera de Salud en reunión desarrollada en Abril del presente año.

Es importante señalar que nuestro colegio profesional apoya las demandas y acciones de las organizaciones de enfermeras y enfermeros que convoquen al crecimiento profesional y al desarrollo del objetivo común de engrandecer a la enfermería chilena.

Valoramos enormemente la invitación de FENASENF para asistir a este encuentro con la principal autoridad de Salud de nuestro país, que comunica una señal inequívoca del espíritu de unidad existente actualmente entre las principales organizaciones de enfermería del país y que refleja las metas comunes para el gremio.

De izquierda a derecha, la secretaria general del Colegio de Enfermeras Daniela Bianchi, la ministra de Salud Dra. Helia Molina y la presidenta (s) del Colegio de Enfermeras, María Elcira Notario.

De izquierda a derecha, la secretaria general del Colegio de Enfermeras Daniela Bianchi, la ministra de Salud Dra. Helia Molina y la presidenta (s) del Colegio de Enfermeras, María Elcira Notario.

COMUNICADO OFICIAL REFERENTE A MOVILIZACIONES 25 Y 26 DE JUNIO DE 2014

El Colegio de Enfermeras de Chile A.G. manifiesta, mediante el presente documento, su apoyo a la movilización social por la recuperación del derecho a la Salud, convocada por las organizaciones de salud, para los días 25 y 26 de Junio de 2014, adhiriéndose a las demandas que convocan, con respecto a:

1. El término total de la Concesión de Hospitales Públicos en Chile.

2. Sistema de pensiones de reparto, solidario y tripartito.

Hacemos un llamado a las enfermeras y enfermeros del país a movilizarse de forma responsable, dejando a sus colegiadas y colegiados en libertad de acción y decisión de participar en las manifestaciones organizadas en sus respectivos lugares de trabajo, respetando la continuidad de los cuidados de los usuarios con la instauración de turnos éticos, para así velar por la calidad y seguridad en la atención.

DIRECTORIO NACIONAL

COMUNICADO OFICIAL MOVILIZACIONES 25 Y 26 DE JUNIO 2014

CUIDADOS PALIATIVOS: ENTREVISTA A NURSE PRACTITIONER Y EXPERTA, IRENE MURPHY

A veces las grandes historias, tienen comienzos humildes. Este es el caso de Irene Murphy, chilena de mente inquieta que en los años 70, desempeñándose como una auxiliar de enfermería ávida por conocimiento, comenzaba a descubrir una especial conexión con los pacientes, proceso que se vio interrumpido por el Golpe de Estado de 1973 y su posterior exilio a Australia, en compañía de su familia.

Hoy, Irene Murphy es Nurse Practitioner Mentor del Gippsland Region Palliative Care Consortium de Australia, país donde finalmente se radicó.

En el marco de una visita realizada a nuestro país en el mes de Marzo, en la que dictó dos conferencias referentes a Cuidados Paliativos y Domiciliarios para el Centro de Informática en Salud de la Universidad Central, tuvimos la posibilidad de entrevistarla para conocer un poco más en profundidad sobre esta relevante especialidad de enfermería en la que es experta, como así también para descubrir la historia detrás de esta destacada profesional nacida en Chile, pero formada en Australia.

Irene, por favor cuéntenos sobre cómo usted da sus primeros pasos para convertirse en enfermera y cómo surge esta vocación.

Empecé enfermería hace aproximadamente treinta y cuatro años atrás. Tomé un curso de auxiliar de enfermería, en el hospital José Joaquín Aguirre, más que nada porque era barato, porque mis padres, de recursos económicos bajos, no tenían los medios económicos para enviarme a la universidad.

Enfermería, ¿por qué? No sé… En ese tiempo cuando empecé no tenía idea, pero me gustaba estar con la gente, conversar con la gente… Me interesaba la gente, pero realmente no te puedo decir en forma clara que había una visión o vocación para enfermería.

Empecé trabajando en Unidad de Tratamiento Intensivo donde empezó mi interés por el conocimiento empírico. Después trabajé en el hospital con los anestesiólogos, y yo creo que esa fue la plataforma en mi interés de adquisición de conocimientos. Me empecé a interesar mucho en la farmacología, en cómo se administraban los tratamientos y en el cuidado del paciente donde se requería mucha adrenalina. Los anestesiólogos, en su mayoría, fueron muy cooperadores. Siempre con el estilo del médico y la enfermera, bastante paternalista digamos, pero muy serviciales en el sentido de que si había algo complicado o algo que era interesante, me llamaban. “Irene, ven a ver esto, yo te voy a mostrar esto aquí, esto lo tienes que hacer así, o esto lo tienes que hacer asá”, y eso me empezó a interesar mucho, desde el punto de vista de yo participar en cambios de regimenes de tratamiento y conseguir buenos resultados para los pacientes.

¿Recuerda usted a algunos de sus mentores de aquellos años?

Hubo dos médicos que me inspiraron mucho. Uno de ellos se llamaba Sergio Báez, quien era un médico cirujano que falleció hace muchos años. Él venía de clase muy baja, pero había obtenido una beca. Sergio trabajaba en la unidad de cuidados intensivos, se estaba preparando para ser cirujano, y fue la persona en la cual yo, como una muchacha de dieciocho años o diecinueve años, empecé a ver esos atributos de compasión y gentileza de espíritu con el paciente. Esos atributos que hacían que la gente se sintiera cómoda y tranquila al estar con él. Tenía un semblante tranquilo, medido, sin dar esa impresión de que estaba siempre apurado y con una gentileza en los ojos, que parecía que daba vuelta su corazón hacia la persona.

Él me inspiró mucho. Era muy querido por muchos trabajadores de la salud y personas asociadas, pero también tenía detractores y él no ocultaba su resentimiento social, porque venía de clase trabajadora y pensaba que él no era entendido realmente. La clase permeaba toda la fábrica y estructura trabajadora del país , lo social, lo ético y la forma como nos comunicábamos entre clínicos. Yo lo entendía y me inspiró mucho.

Después hubo otro doctor, un cirujano oftalmólogo, que se llamaba Rogelio de la Barrera que ya era de bastante edad en ese tiempo y que si bien tenía una manera más pragmática de ser, era muy cooperador, con esa alma de enseñar y me enseñó y protegió mucho; me explicaba los tratamientos y me decía “esto se debe hacer así, fíjate en esto otro, manténte siempre alerta no sólo de los signos vitales sino también del color, temperatura, etc. pero siempre dando una explicación lógica y científica. Siento que había un enfoque de fraternidad que este doctor promovía casi sin esfuerzo. Él me defendía mucho, no solo a mí, sino a las otras asistentes de anestesiología. Yo a veces discutía con algunos de los doctores, porque eran desdeñosos y te trataban un poco mal. Me decían algunos que el rango les permitía, sino insultarte, al menos tratarte con desdén. Yo les hacía ver que su comportamiento no era adecuado, y claro, habían reclamos referente a mi conducta insubordinada, pero él me defendía. Esas cosas te marcan de por vida y uno nunca se olvida de esas personas. Y qué interesante que realmente los individuos que yo identifico como mis mentores más importantes hayan sido doctores, porque si tú me preguntas si yo tengo o tuve una enfermera mentora o alguien que yo recordara que me hubiera influenciado en cuanto a esos atributos; pienso que no lo recuerdo.

Trabajé con diferentes enfermeras universitarias con mucha capacidad, muchas de ellas muy gentiles. Yo creo que el asunto del rango y subordinación me impidió identificar áreas de sabiduría y guías que posiblemente existían. La enfermera clínica era vista como la jefa que dictaba los parámetros y todo lo demás, y que si bien lo hacían en forma adecuada y tenían voluntad de cooperación, no resultaron ser mis mentoras.

Después vino el golpe de estado, una cosa muy difícil para nuestra familia, social, ética, de pensamiento, y de ideología. Fue un duelo muy grande, que se ha extendido a través de nuestras vidas: la mía y de mi familia.

¿Fue en condiciones de exilio que usted emigró a Australia?

Sí, junto a mi familia. A pesar de que nosotros éramos parte del proletariado, mis padres tenían la convicción que la educación y el conocimiento serían nuestra liberación, pero las oportunidades no existían. Mi padre creyó siempre en la justicia social y nosotros en el gobierno socialista vimos que había una oportunidad de emancipación para la clase trabajadora.

Yo en ese tiempo, me fui de Chile con mucho dolor. Era muy joven, tenía como veintiún años y me fui del país pensando ¿por qué nos tenemos que ir? Pero la situación ya no se podía sustentar; no tanto en cuestiones de persecución hacia mí o a mi madre, a diferencia de miembros de mi familia quienes habían tomado asilo político, sino por el hecho de ver esfumarse oportunidades de emancipación social y de trabajo.

Entonces, nos fuimos a Australia ayudada por los Padres Columbanos, sociedad de sacerdotes que tenían su misión en Australia, América y Nueva Zelanda. Mi hermana fue la pionera y después el resto de la familia emigró y así llegamos a Australia.

Una de las cosas de las que siempre estuve segura era que la clase trabajadora en Chile era pobre, pero educada. No sé si tengo el mismo concepto ahora. Con educada, no me refiero solamente al sentido de la educación académica o de la educación de libros; sino que educada en la vida, educada en conceptos, en filosofía y principios. Hoy, sin embargo, no estoy realmente en una posición para decirte si todavía es así.

¿Y usted cuándo comienza a ejercer en Australia? ¿Partió como técnico?

Claro, yo me fui a Australia como técnico de enfermería. El primer mandato fue aprender inglés y después pensé que probablemente iba a seguir en la carrera de enfermería y posteriormente revalidar el título de técnico, pero el rol y la descripción de labores de un técnico de enfermería se presentó muy diferente en cuanto a la parte clínica y estructura de salud. Por eso, decidí que primero estudiaría enfermería, aunque estuve inclinada a estudiar ciencias sociales primero.

Si bien, me hubiera gustado estudiar algo de carácter social-humanista, de letras, sociología o filosofía, me di cuenta que la carrera de enfermería era más rentable. Además, empecé a identificar que tenía ciertos atributos que podía desarrollar para conectarme mejor con el paciente, y como te digo, porque mi mentor, Sergio Báez, me había enseñado que eso se podía desarrollar. Entonces empecé a estudiar enfermería.

¿En qué universidad?

Para estudiar enfermería en ese tiempo, primero estaba la parte clínica basada en el hospital, “Geelong Hospital”, 100 km al este de Melbourne. Después te ofrecían una estructura académica a través de La Trobe University. Después de eso, hice mis estudios de postgrado en la Universidad de Melbourne.

Empecé mi experiencia clínica de postgrado en cuidados intensivos, donde pensé que continuaría, pero después me fui a neurología, respiratorio, infecciosos, etc.… Ejercí en muchos campos, habiendo trabajado incluso con los cirujanos plásticos.

En la imagen, Irene Murphy en su año de postgraduada. Año 1988, St. Vincent’s Hospital. Melbourne.

En la imagen, Irene Murphy en su año de postgraduada. Año 1988, St. Vincent’s Hospital. Melbourne.

Estaba haciendo cursos, trabajaba y hacía cursos de post graduada, lo cual era un balance un poco difícil, porque ya estaba casada, tenía a mi hijo chico, aunque mi marido me apoyaba mucho… Empecé a hacer los cursos de post graduada, estaba haciendo los cursos de salud comunitaria y empecé a trabajar con pacientes que padecían de insuficiencia renal, haciendo los protocolos para la diálisis a domicilio, lo que requería adiestrar no solo al paciente, sino también a los cuidadores. Naturalmente, muchos de mis pacientes con insuficiencia renal crónica no sobrevivían y me di cuenta que empecé a desarrollar un grado de desasosiego respecto a la manera de como algunos pacientes morían.

No obstante, me ofrecieron un trabajo en el departamento de Oncología donde fui, porque también me empezó a interesar porque sentí una conexión muy fuerte y muy directa e hice muchas cosas, como por ejemplo intercambio de plasma con pacientes que necesitaban transplante de médula y otro tipo de enfermedades malignas de la sangre. Fue una progresión natural, llegar a los cuidados paliativos, donde me interesó mucho el diálogo emocional, espiritual y social con pacientes sufriendo de una enfermedad de vida limitada, momento en que empiezan a tener una inquietud muy profunda en cuanto a quiénes son.

¿Qué tipo de inquietud profunda veía usted en sus pacientes?

Identidad. Qué es lo que he hecho en esta vida, el valor, qué es lo que me define, no solamente como persona, sino qué me define espiritualmente. Quién soy yo, qué me ha dado valor y qué es lo que voy a dejar de legado. Y con la legacía de a quién voy a dejar, no estoy hablando de la legacía en forma monetaria, o en forma de bienes, si no al legado de principios, de filosofías de vida. El dolor existencial es un dolor muy profundo. Por otra parte, el hecho de ser testigo de la adversidad de otros, inevitablemente te lleva a reflexionar y cuestionar tus propios valores y principios de vida, no solo filosóficos, sino también éticos. Pienso que este proceso empezó mucho antes de que yo empezara a darme cuenta en forma consciente.

Tuve la oportunidad de seguir estudiando e hice cuatro cursos de post graduada, que incluyeron oncología y cuidados paliativos, y ya en ese tiempo, como hace quince años, comenzó el concepto de Nurse Practitioner, para el cual me preparé en forma clínica y académica, que es el rol en el cual me desempeño ahora.

Antes de que abordemos el concepto de Nurse Practitioner, me gustaría que nos contara un poco más sobre el tema de los cuidados paliativos, tanto de su definición técnica como también desde la dimensión filosófica del concepto.

Los cuidados paliativos son los cuidados a la persona que tiene una enfermedad en la cual tiene vida limitada y en la que la cura no es posible, pero que necesita atención respaldada por conocimiento empírico y científico: cuidado médico y enfermería basada en evidencia, ayudando al paciente a mantener calidad de vida; incluyendo trato oportuno de síntomas y no solamente síntoma físico, sino que además el síntoma psicológico, el síntoma social, el síntoma espiritual, y otros síntomas que también están adheridos o asociados, como el síntoma urbano o el síntoma financiero, de la persona y de la familia de la persona, en inglés significant others, o los asociados que tienen significado para la persona. Muchas veces no solamente es la familia, los hijos, los tíos, los primos… También puede ser un amigo o puede ser la comunidad, y el esfuerzo que se da para que el cuidado paliativo sea basado en evidencia científica.

Durante muchos años se ha pensado que el cuidado paliativo es “hasta aquí nomás llegamos”. Muchos doctores usan la frase “no hay nada más que podamos hacer por usted”. Entonces, los pacientes inevitablemente se siente “abandonados” no solo por los clínicos, sino que también por el sistema en sí.

palliative_care_station_small1El cuidado paliativo indica un compromiso y esfuerzo de parte de los clínicos para el tratamiento de los síntomas físicos, psicológicos, sociales y espirituales del paciente. Hay síntomas que se pueden revertir, independiente de la fase de enfermedad y el individuo(a) puede rescatar un nivel de estado funcional que le permita seguir desarrollando su identidad, que le permita seguir comunicándose y viviendo, no solamente existiendo. Si el apoyo de síntomas incluye soporte espiritual emocional y social, esa persona podría encontrar estrategias para manejar síntomas espirituales y existenciales.

El especializarse en cuidados paliativos te da mucha satisfacción personal, porque hay un elemento de magnanimidad, este desde el concepto del estatuto filosófico Aristotélico, que aborda el principio de magnanimidad de tener un conocimiento científico en el cual tú puedes creer y donde tu actitud de compasión, de igualdad y de respeto puede influenciar positivamente el camino de la última etapa de vida de una persona y sus familias.

¿Qué tan relevantes son los cuidados paliativos para los australianos y cómo éstos se categorizan?

En Australia han tomado mucha relevancia, porque se ha identificado que la práctica de cuidados paliativos es tan importante como la práctica del cuidado del neonatólogo o del cuidado intensivo, respaldada por evidencia científica. Una de las cosas importantes en este momento en Australia, es el entendimiento de que cuidados paliativos no necesariamente están acotados al cáncer, a oncología, sino que también comprende a otras enfermedades crónicas, a las cuales la persona va a llegar en una etapa final de su vida. A nivel nacional, se están demostrando iniciativas en forma mucho mas cohesiva, a través de póliza, plan estratégico y asignación de fondos de gobiernos estatal y federal, con el objetivo de levantar el perfil y cuidado del adulto mayor, cuyas enfermedades crónicas están alcanzado su etapa final.

Respecto a la categorización, es importante señalar que el cuidado paliativo tiene niveles: Nivel 1, Nivel 2 y Nivel 3.

El Nivel 1 es el que generalmente se lleva cabo por los doctores de familia y por las enfermeras generalistas que les llamamos, que hacen cuidados primarios, pero que tienen esa perspectiva de cuidados paliativos, donde ellas pueden llevar a cabo todos estos fundamentos y elementos, sin mayores problemas, pero también con la capacidad de identificar que si hay problemas complejos. Si hay problemas que están fuera del alcance de su expertise, pueden llamar a servicios especializados como los nuestros.

El Nivel 2, es el servicio que tiene enfermeras especialistas que solamente se dedican a cuidados paliativos, doctores especialistas y un servicio interdisciplinario integrado por psicólogos, trabajadores sociales, cuidadores espirituales o trabajadores que trabajan con asuntos espirituales, trabajadores especializados en el duelo, con trabajadores que son especializados en el bienestar, porque el bienestar no es solamente para la persona, sino que para la familia. Ese equipo especializado se llama 2 pero realmente no tiene una conexión o una adherencia directa a una institución académica.

El Nivel 3 tiene lo mismo que yo he dicho, pero un poco más expandido y cuenta con especialistas, como la enfermera especialista, que ya es Nurse Practitioner. En este nivel sí hay una conexión directa con una institución académica y con un hospital que está también conectado con dicha institución, lo que significa que se desarrolla más trabajo de investigación.

En el Nivel 3, las enfermeras especialistas también van a ver a esos pacientes a la casa, a domicilio y al hospital y se encargan de hacer la conexión o puente. Cuando el paciente va a ser dado de alta, la enfermera especialista lo va a ver al hospital y puede gestionar una reunión con la familia, con los doctores que lo están viendo, y realizar la planificación para que el dar de alta sea más estructurado, directo y cohesivo. Dentro de las tareas específicas, está el organizar el equipo y medicamentos que la persona necesita, educar a la familia ya en el hospital, con conceptos como “esto es lo que significa para usted el cuidado de esta persona, pero este es el servicio domiciliario que la va a ayudar, que va a estar ahí pendiente y que va a hacer el plan de cuidado con usted”.

Es importante mencionar que el servicio de cuidados paliativos no tiene discriminación de edad; nosotros vemos de edad cero, hasta cien años y más. De hecho, tengo una paciente de ciento tres años.

Qué nos pudiese contar usted sobre el concepto de Unit of Care.

Cuando el paciente ingresa al cuidado paliativo, nosotros ahí ya no le llamamos paciente, sino que le llamamos cliente o client. La definición de cliente denota que tiene derecho a requerir lo que necesita para cubrir sus necesidades no sólo físicas, sino también emocionales y sociales. Paciente implica una noción de pasividad, en que el poder siempre es de desigualdad. La unidad de cuidado implica al individuo y su familia, no el individuo solo, por lo que se le llama Unite of Care, o “Unidad de Cuidado”, y es el individuo quien define cuáles son las personas que tienen más significado en ese contexto.

Para hacer eso, uno debe realizar el genograma, donde uno hace una serie de dibujos geométricos donde la persona encaja. Esto se hace así, porque muchas veces sucede que el paciente enfermo tiene sus hijos y probablemente estuvo casado, pero actualmente se encuentra está separado, pero puede ser que su ex esposa, por una cuestión de responsabilidad moral, venga a cuidarlo. Además, esa ex esposa puede estar casada también con otra persona o pueden darse situaciones de ese tipo. Entonces, la Unidad de Cuidado, The Unite of Care, tenemos que identificarla en forma bastante clara y eso es la responsabilidad del médico, la enfermera y del equipo interdisciplinario, para obtener la perspectiva del paciente. Además, el concepto unidad de cuidados se utiliza no como una transacción, sino una asociación o partnership entre el paciente y sus cuidadores. Uno como clínico con expertise en ese campo, puede dar un nivel de liderazgo a la persona, pero también tomando en cuenta y considerando en forma muy auténtica y puntual, el hecho de que la persona que tiene más jurisdicción para decirte a ti qué es lo que él necesita en ese momento.

Es difícil identificar quién es el que toma las decisiones importantes. Por ejemplo, puede ser que el individuo que está enfermo, delegue el tomar decisiones a su hijo mayor o a su hija y a veces hay ciertas diferencias e incongruencias con lo que plantea el cuidador, el que está ahí dando el cuidado día a día, veinticuatro horas al día con el apoyo de las enfermeras. Entonces, a veces uno ve que hay alguna decisión que tomar y el cuidador no las toma, porque el hijo que no vive en la casa y que vive como a cien kilómetros, es el que toma las decisiones. Yo creo que una de las diferencias sustanciales es que nosotros vemos a los pacientes en forma mucho más regular, sobre todo en la última etapa de sus vidas. Eso no solamente hay que clarificarlo, pero también hay un concepto de abogacía, de tratar de desempacar, qué es lo que está sucediendo y facilitar jurisdicción y autodeterminación del individuo. Sin embargo, hay personas que tampoco están preparadas para empezar a definir o a reflexionar en estos conceptos profundos de autodeterminación.

Durante su visita a nuestro país usted pudo realizar un par de charlas. ¿Qué pudo apreciar respecto a nuestro desarrollo en los cuidados paliativos? También si nos contara desde su perspectiva, hacia dónde se deberían encaminar las cosas en cuanto a políticas de salud, tomando en cuenta, por ejemplo, que nuestro país está envejeciendo.

Yo creo que los cuidados paliativos se están dando bastante bien. Están avanzando, pero totalmente conectados con el cáncer. Ahí es donde está el auge y el progreso, siempre conectado con el cáncer. No obstante, yo creo que todavía no hay un nivel de conciencia, o más bien dicho, de pensamiento respecto al tema. Yo creo que se entiende, pero es necesario que se empiece a promover en forma estructurada, racional y estratégica, que el cuidado paliativo no sólo les pertenece a las personas con cáncer.

Eso, digamos, es el cambio más grande. Entender que la persona de edad ya está llegando a un ciclo, en que la etapa final de la vida se está haciendo aparente. Sin duda, muchas de esas personas probablemente van a tener un final de la vida que es tranquilo, probablemente sin mucha complejidad y que puede ser llevado a cabo, enfrentado y manejado por médicos y enfermeras que no tienen adiestramiento propio de cuidados paliativos. Sin embargo, esas personas tienen que tener una idea más clara de lo que significa cuidados paliativos.

Eso realmente yo no lo he podido definir ni conceptualizar bien en mi cabeza. De que si realmente tienen la capacidad como para dar un cuidado paliativo que no necesariamente sea especializado, pero que conduzca al alivio físico, al alivio social, al alivio emocional y al alivio espiritual. Yo no tengo todavía mucha evidencia de eso. Porque hay muchas personas que están alcanzando el final de su vida y no necesariamente necesitan cuidados especializados, pero necesitan esa aproximación de conocimiento de parte del clínico. -“Ahá, esta persona ya está llegando al final de la vida”- y eso me parece que no sucede.

Respecto a la política, me parece que el gobierno tiene que empezar a pensar no solamente en la persona adulta mayor y el asunto de los postrados… El gobierno tiene la responsabilidad de aproximar “Cuidados Paliativos” como la especialidad que es: evidencia basada en conocimiento científico y empírico; tal como se aborda neonatología, ortopedia, o dermatología, por ejemplo. Para eso hay que, como se dice en Australia, “poner tu boca donde la plata está”. Porque para mí, realmente debe elevarse a ese nivel de especialidad y adjudicar fondos apropiados.

Cecilia Reyes Acuña, enfermera y dirigente del Colegio de Enfermeras, quien por muchos años se desempeñó en el Ministerio de Salud, me dio más o menos una introducción general a la historia del sistema de salud en Chile, desde que empezó en el mil quinientos y tantos desde la llegada de la orden de San Juan de Dios, hasta el día de hoy. Eso me dio una idea bien clara de dónde estuvimos, dónde estamos y dónde queremos llegar.

Yo creo que ha habido mucho avance y mucho progreso en cuanto a la salud preventiva y la promoción de un estilo de vida que es saludable para todos los chilenos, pero también pienso, y puede ser controversial, que el acceso a la salud continúa siendo permeado por la clase, dinero y estatus social. Yo siento que ciertas filosofías pueden estar cambiando, pero creo que van a pasar años hasta que se vea realmente que hay igualdad en el acceso a la salud e igualdad en cómo morimos. La aproximación de los clínicos sigue siendo paternalista y desde la plataforma del poder.

Por eso me gusta mucho el cuidado domiciliario, porque el poder es equitativo. Inmediatamente cuando llegas a un hospital eres absorbido, y por eso yo creo que te llaman paciente, porque eres pasivo… Estás ahí sujeto a lo que pase o a lo que te hagan, independiente de lo que tú quieras hacer. Pero cuando tú llegas a la casa hay más igualdad en el poder, en la jurisdicción, y la dinámica de la relación es diferente, y eso me gusta mucho. El hecho de facilitar decisiones junto con el paciente y el cuidador es un elemento muy importante en mi práctica clínica.

Si se crea o se desarrolla una relación de confianza, honestidad y autenticidad, entonces tú también tienes una pauta para dar liderazgo clínico, que es el momento en que tú tienes que tomar el mando y decir “esto es lo que tiene que hacer y se lo sugiero porque en mi experiencia esto va a resultar”, pero también para mí es muy importante y para mis colegas y los que hacemos cuidado paliativo, tener siempre pendiente qué es lo más importante para esa persona y que continúe siendo más importante. El plan de cuidado se hace de acuerdo con el individuo y su familia, y eso es fundamental.

Nos pudiese contar sobre el concepto de Nurse Practitioner, qué es lo que exige y también saber si existe alguna diferencia con ser enfermera.

La diferencia es que el rol de Nurse Practitioner es más elevado, en el sentido de que es mejor pagado, pero más que nada porque la Nurse Practitioner es una preparación que viene después que te gradúas de enfermera y después que has estado en un campo de práctica por un tiempo de seis años.

Si yo demuestro al cuerpo profesional de Enfermería Nacional “Nursing and Midwifery Board of Australia” que yo he estado en un campo de práctica por seis años, puedo empezar el camino para llegar a ser una Nurse Practitioner, lo que impliica un año completo de farmacología al igual que los médicos, preparación académica, magíster, y sobre todo en cursos de enfermería clínica avanzada y enfermería clínica de expansión, liderazgo clínico, y eficacia y eficencia profesional.

Los estándares también exigen demostrar, a través de supervisión clínica provista por un doctor especialista, asesoría en actividades clínicas avanzadas. El supervisor clínico tiene la responsabilidad de trabajar con el candidato y asesorar en forma continua la interacción clínica, los diagnósticos, el diagnóstico diferencial y después el diagnóstico ya definido, los exámenes que se piden, el conocimiento de fisiopatología, , los medicamentos recomendados, la revisión y evaluación de los tratamientos, etc. El supervisor clínico debe mandar reportes e informes regulares a la organización para la cual la/el candidato a “nurse practitioner” trabaja.

Esta preparación toma de cuatro a seis años. Cuando el portafolio está completo, con todas las estipulaciones y requerimientos del Nursing and Midwifery Board of Australia (NMBA), es presentado con toda la evidencia de esa preparación: no solamente la evidencia académica, sino que también la evidencia clínica incluyendo informes de los doctores especialistas, mentores, y de todos los profesionales expertos de grado superior que han participado en la candidatura.

Posteriormente, The Australian Health Practitioner (AHPRA) te indica si cumples los requisitos y te cita para dar el examen oral ante un panel de expertos, que son doctores en la especialidad que tenga; por ejemplo si yo estoy haciendo dermatología, será un dermatólogo de renombre, un académico, un farmacólogo de renombre, una persona administradora independiente del gobierno y un administrador de NMBA. Luego de esto, el gobierno de Australia a través de AHPRA me otorga la autorización para recetar y practicar de forma autónoma en mi campo de práctica elegido. El rol de una “nurse practitioner” no es un rol de pseudo doctor, es un rol de enfermería avanzada.

Otro concepto que oímos bastante durante su visita fue el de debriefing. Quisiera saber cuál es su importancia, aplicado a la enfermería.

El debriefing es importante, porque parte de mi rol abarca el rol de mentora. Esa persona que tiene cierta sabiduría profesional, expertise, que ha recorrido el camino profesional y que puede influenciar la preparación y la formación de clínicos más jóvenes o clínicos que están empezando en esa práctica.

Yo trabajo con enfermeras que son candidatas en estos momentos para ser Nurse Practitioner en cuidados paliativos y mi rol es guiarlas, pero en forma estructurada, ir a visitas con ellas, observar y participar en el asesoramiento, diagnóstico y manejo del paciente, seguimiento al paciente y después viene la etapa de la reflexión y debriefing. Esto último significa no solamente analizar las contradicciones profesionales, sino que además los principios profesionales. Qué pasó en esa visita, qué es lo que se hizo bien, muy bien, qué es lo que no se hizo tan bien, cómo me afectó esa visita, qué se puede modificar, cuál fue el resultado y qué vas a hacer la próxima vez en una visita similar.

El proceso de debriefing seguido por práctica de reflexión, no pasa de la noche a la mañana y requiere responsabilidad profesional y de la noción de que tú tienes que seguir desarrollándote y creciendo profesionalmente. La fidelidad, confianza y honestidad son los elementos más importantes en el desarrollo de la relación con los clínicos, a los cuales proveo con “mentorship”. Esto implica establecer y desarrollar la capacidad de recibir y proveer “feedback” o retroalimentación constructiva y útilmente. Conceptos importantes en liderazgo clínico y “mentoring” son ofrecer estrategias a clínicos, que ellos puedan usar y establecer, lo que no muchos clínicos entienden.

La teoría de liderazgo clínico es muy importante- pero mas importante es la demostración de estas cualidades y parámetros. Talleres de entrenamiento de liderazgo clinico y mentorship incluyen estrategias variadas; una de ellas es escribir situaciones clínicas que han sido difíciles y complejas. Ya con el hecho de escribirlas, lo que se llama journaling, de journal (diario o bitácora), tu empiezas a desempacar y reflexionar y esto constituye en sí, crecimiento.

¿Y cómo se puede llevar eso a la realidad de Chile, con un proceso en que la crítica de la labor profesional es inminente, siendo que el culturalmente el chileno es más bien reacio a que lo critiquen en cualquier ámbito?

Eso también está arraigado mucho en la cultura, sobre todo acá en Chile y no va a cambiar de la noche a la mañana. Está muy arraigado y no solamente pasa en salud, pasa en todo campo de trabajo.

A veces tú vas al negocio y la persona que te atiende te mira con sospecha. Me doy cuenta que cuando estoy en Chile, yo tengo que desarrollar relaciones con quien me atiende. Con el chofer de micro, con la persona que voy a comprar sábanas, etc. Lo que quiero decir con desarrollar una relación, es que yo soy la que tiene que hacer el esfuerzo y después la persona se abre y está dispuesta a intercambiar en forma cordial y humana. Sin embargo, la primera aproximación es de cierta sospecha, incluso en el tono de la palabra, porque eso está arraigado en la cultura del chileno, lo que me parece un poco incongruente con el hecho de que el chileno es súper chistoso y servicial.

Generar esa apertura tomando en cuenta la realidad cultural del chileno, toma tiempo. ¿Cómo hacerlo? Educación; talleres con personas expertas que trabajen no solamente con grupos no muy grandes, pero con grupos pequeños, en el uno a uno, pero también dar ejemplos en los que los grupos pueden trabajar y después presentar. Todo ese tipo de cosas: educación, entrenamiento y capacitación en la búsqueda de la “consciencia de sí mismo” que lleva a la reflexión.

Hay mucho material que es asequible. Las instituciones y organizaciones tienen que tomar responsabilidad y empezar a crear esa cultura de feedback. Esto tiene que venir arriba de las partes interesadas, “stakeholders”, que tienen poder y jurisdicción para hacer cambios. Si los “stakeholders” lo entienden, va a producir resultados positivos.

Usted tuvo la posibilidad recientemente de asistir a una reunión del directorio nacional del Colegio de Enfermeras. ¿Qué impresión general se pudo llevar usted respecto a los grandes temas para la enfermería chilena, a partir de esta reunión?

IRENE MURPHY REUNIÓN COLEGIO

Imagen de reunión entre Irene Murphy y dirigentes nacionales del Colegio de Enfermeras. Sede Miraflores.

Para mí, lo que salió ese día fundamentalmente de la reunión del equipo de enfermeras, es que los grandes esfuerzos están acotados a lo gremial, más de condiciones y términos de cómo la enfermera ejerce, pero no está muy enfocado al desarrollo profesional y la búsqueda por la verdadera emancipación de la profesión de enfermería. Me refiero no solamente al ejercicio clínico, sino a nuestro lugar- como profesión- dentro de la sociedad chilena. Creo que la visión tendría que ser re-definida con valores, filosofías y principios que parten de la terapia de enfermería y que no son dictadas solamente por el modelo biomédico del cuidado del paciente.

Esto debería apuntar a concretar la visión de que la profesión de enfermería tiene la capacidad intelectual, clínica y social, de empezar a regirse por sí misma. Regirse por sí misma requiere estándares que sean rigurosos, no solamente en el aspecto clínico, sino también en el aspecto profesional y de cómo la profesión de enfermería se relaciona con las otras profesiones de salud, y eso yo creo que son pasos agigantados. Se debe luchar por tomar el justo control de nuestra profesión. Eso es lo que yo veo. Y no me refiero solamente a estatutos, sueldos, o condiciones de trabajo, o términos de contrato, sino que para el continuo crecimiento de la profesión: qué es lo que me identifica como profesional de enfermería acá y cuáles son los estatutos, los códigos de ética y conducta y los estándares que nos rigen.

Aunque el estatus de la enfermera ha ido aumentando durante los últimos años en Chile, principalmente por motivos económicos y a que la carrera ha obtenido cierta notoriedad en medios de comunicación convirtiéndose en una de las más populares, aún existe un enfoque principalmente biomédico. ¿Esto es algo global? ¿Cómo debería posicionarse la enfermera?

Yo creo que eso es global y que no es exclusivo en Chile. Sin embargo, yo creo que la enfermera tiene el potencial de posicionarse bien con estrategia y visión inteligente, donde la profesión no solo sea percibida en forma magnánima por el paciente, como la persona de confianza, sino que el paciente vea a la enfermería como un grupo de profesionales que tiene jurisdicción y legitimidad para llevar a cabo cambios de salud que son importantes.

La enfermera debería posicionarse también en estructuras gubernamentales para influenciar la política, el desarrollo de políticas, el desarrollo de estrategia y visión con sistemas y procesos que promuevan igualdad y acceso de salud para toda la población chilena. El desarrollo gremial es importante, pero también lo es adherir el desarrollo profesional del cuerpo de enfermeras y que esté permeado por la compasión, la solidaridad, el respeto y el profesionalismo. Esto está íntimamente ligado a la plataforma del conocimiento científico, que te permitirá no solamente asesorar y evaluar a la población, sino que también manejar en forma productiva su salud.

ENFERMERO CARLOS VIZCAYA LANZA LIBRO “ENFERMERÍA EN VUELO” EN SEDE MIRAFLORES

SANTIAGO- Este pasado lunes 9 de junio, en la Sede Miraflores del Colegio de Enfermeras de Chile y con una íntima ceremonia, se realizó el lanzamiento del libro “Enfermería en Vuelo”, trabajo del enfermero Carlos Vizcaya, dedicado al transporte aéreo del paciente crítico, desde el punto de vista del cuidado enfermero.

El texto, que contó con la supervisión del piloto Juan Pablo Arévalo en los aspectos aeronáuticos, y con el trabajo de edición y distribución de editorial Segismundo, es el primer libro que abarca la labor de aerorescate en enfermería, a nivel latinoamericano.

BookCoverImage

Portada del libro “Enfermería en Vuelo”, por Carlos Vizcaya M.

Minutos antes del inicio de la ceremonia de lanzamiento de su libro, Carlos Vizcaya conversó con nosotros para contarnos sobre el origen de este primer trabajo editorial. “Empecé a trabajar en rescate aéreo, en la Clínica Las Condes y me empecé a dar cuenta de que no teníamos protocolos de trabajo para subirnos a un helicóptero.  Anteriormente trabajé en el Hospital de la Fuerza Aérea de Chile, donde me formé en algunos aspectos militares muy pequeños y en base a los conocimientos que fui obteniendo de esta experiencia, de mi trabajo y la literatura aeronáutica disponible en idioma inglés,  comencé a elaborar manuales orientados a nuestra realidad chilena, a los que en conjunto a editorial Segismundo, comenzamos a trabajar para dar forma a este libro”.

Posteriormente, se dio comienzo a la ceremonia, que fue presidida por la Secretaria de Comunicaciones del Colegio de Enfermeras, Verónica Verdejo Capdevila, en un ambiente distendido y de camaradería, donde el enfermero Carlos Vizcaya pudo dar a conocer parte del proceso creativo tras la realización de “Enfermería en Vuelo” y además, agradecer a los presentes y a quienes colaboraron durante su edición.

Felicitamos a Carlos Vizcaya por este gran aporte a la bibliografía de enfermería nacional y queremos dejarlos invitados a todos a reservar su copia de “Enfermería en Vuelo” contactándose con editorial Segismundo en el correo  jbarroux@segismundo.cl

Es importante recordar que enfermeras(os) colegiadas(os) obtienen un 25% de descuento en las compras de libros de dicha editorial.

ENFERMERO CARLOS VIZCAYA LANZA LIBRO “ENFERMERÍA EN VUELO” EN SEDE MIRAFLORES

En la imagen, el enfermero Carlos Vizcaya, durante la presentación de su libro “Enfermería en Vuelo”. Sede Miraflores, Colegio de Enfermeras de Chile.

HOY 12 DE JUNIO SE CELEBRA EL DÍA MUNDIAL CONTRA EL TRABAJO INFANTIL

Día Mundial Trabajo InfantilGINEBRA-Las políticas de protección social bien concebidas que respondan a las necesidades de los niños, pueden tener un impacto real en la lucha para erradicar el trabajo infantil, afirmó la Organización Internacional del Trabajo en ocasión del Día mundial contra el trabajo infantil, fecha que se conmemora hoy 12 de Junio.

Según las últimas estimaciones mundiales de la OIT, el número total de niños trabajadores descendió de 215 millones a 168 millones entre 2008 y 2012. A fin de acelerar la disminución del trabajo infantil la comunidad mundial debe abordar las causas que lo originan de manera más eficaz, sostiene la OIT.

“No hay secreto alguno sobre lo que es necesario hacer”, declaró el Director General de la OIT, Guy Ryder. “La protección social, junto a la educación formal de calidad, universal y obligatoria al menos hasta la edad mínima de admisión al trabajo, el trabajo decente para los adultos y los jóvenes en edad de trabajar, una legislación eficaz y un diálogo social consolidado, forman parte en conjunto de una respuesta adecuada al trabajo infantil”.

Según datos de la Cepal, existen “Cerca de 168 millones de niños son víctimas del trabajo infantil y no pueden disfrutar de su infancia ni del derecho a crecer en un entorno en el que reciban cariño, puedan jugar, ir a la escuela y pasar a la vida adulta en el momento adecuado”. En este marco invita: “campaña de la OIT “Tarjeta roja al trabajo infantil” y descarga la canción “Til Everyone Can See” (http://bit.ly/1qzHkDo), interpretada por el guitarrista Mike Einziger del grupo Incubus, y la violinista Ann Marie Simpson, acompañados por artistas como Pharrell Williams, Hans Zimmer, Dominic Lewis, Travis Barker, Minh Dang y LIZ.”

Chile suscribió en  agosto de 1990 la Convención Internacional sobre Derechos del Niño de Naciones Unidas, la que en su artículo 32 señala que “todo niño tiene derecho a ser protegido contra la explotación económica y contra todo trabajo que ponga en peligro su salud, su educación o su desarrollo integral. El Estado tiene la obligación de establecer edades mínimas para empezar a trabajar y de especificar las condiciones laborales”

Según Educación 2020, en nuestro país existen cerca de 240.00 niños y adolescentes entre 5 y 17 años trabajando.

Noticias anteriores