Foto 0000000420141001123108



Enfermeras promueven equipos de trabajos para atención de calidad del Adulto Mayor

Una sola disciplina por sí sola no basta

<< Continuar




Santiago 15 de jUNIO 2018.- Se necesitan geriatras no cabe duda pero si no hay enfermeros, Fonoaudiólogos, Psicólogos, Nutricionistas, profesores de Educación Física entre otros profesionales y personal de apoyo formados en gerontología, seguirá la Atención siendo deficitaria en calidad, se requiere de equipos de trabajo para la atención.

Así de profunda es la mirada de Doris Sequeira, Coordinadora de la Red de Enfermería, en salud del adulto mayor. Así respondió la Enfermera con Doctorado en Gerontología respecto de la realidad que enfrenta la salud de los adultos mayores en nuestro país.

Al ser consultada si considera suficiente la legislación actual para defender el Derecho de las personas adultas mayores a tener una salud pública de calidad,

Responde en forma oportuna y asertiva en el marco de la celebración del Día Mundial de toma de conciencia del abuso y maltrato en la vejez, este viernes 15 de Junio.

“Debería serlo, tanto la Constitución del país como el mandato de la OMS de Cobertura Universal de Salud y la Convención sobre la protección de los derechos y discriminación consideran este derecho”, reitera.

El problema radica en que la mayoría de los profesionales y personal de apoyo no tiene formación en gerontología, por lo tanto, tienen desconocimiento sobre el proceso normal de envejecimiento y de la vejez como etapa de vida.

Eso hace que confundan el envejecimiento normal con enfermedad y no pesquisen en forma oportuna los problemas de salud que pueden afectar la funcionalidad de las personas mayores.

Los estereotipos asociados a la edad hacen que no se esfuercen por escucharlos e intentar identificar sus dolencias.

Además la exigencia del cumplimiento de metas en el sector salud que estimula el cumplimiento en cantidad pero no en calidad, ha hecho que personal sin formación asuma actividades de control que no le son propias. Cursos breves de capacitación para realizar estas actividades no asegura que tengan las competencias para atender a este grupo etario.

“Creo que los mayores deben seguir empoderándose y exigiendo una atención de calidad con el personal con preparación formal para ello y en los tiempos que corresponden.

Relata ser parte de este sistema y nos cuenta que “dos colegas mayores fuimos a nuestros centros de salud a realizarnos el examen de medicina preventiva que tiene un tiempo asignado de una hora, “Fuimos se nos realizó a una en 7 minutos y a la otra en 10 con esa dedicación, es difícil pesquisar si hay problemas de funcionalidad”, agrega.

Se necesitan geriatras no cabe duda pero si no hay enfermeros, Fonoaudiólogos, psicólogos, nutricionistas, profesores de educación física entre otros profesionales y personal de apoyo formados en gerontología, seguirá la Atención siendo deficitaria en calidad, se requiere de equipos de trabajo para la atención. Una sola disciplina por sí sola no basta.

Se requiere incluir en el pregrado de todas las carreras profesionales y técnicas, contenidos sobre vejez y envejecimiento.

La protección de nuestros ancianos según Naciones Unidas

Entre 2015 y 2030, se prevé que aumente sustancialmente el número de población de personas mayores de 60 años en todo el mundo. Este crecimiento será especialmente más rápido en las regiones en vías de desarrollo. Si hay un aumento de este sector de la población, se pronostica que aumentarán también los casos de abusos de las personas de edad. A pesar de que es un tema tabú, el maltrato de las personas mayores ha comenzado a ganar una mayor visibilidad como problema en todo el mundo. Aun así, sigue siendo uno de los tipos de violencia menos tratados en los estudios que se llevan a cabo a nivel nacional y menos abordado en los planes de acción.

El maltrato de las personas mayores es un problema social mundial que afecta a la salud y los derechos humanos de millones de personas mayores en todo el mundo y es, por tanto, un problema que requiere la atención debida por parte de la comunidad internacional.

La Asamblea General de las Naciones Unidas, en su resolución 66/127 , designa el 15 de junio como Día Mundial de Toma de Conciencia del Abuso y Maltrato en la Vejez. La celebración de este día sirve para que todo el mundo exprese su oposición a los abusos y los sufrimientos infligidos a algunas de nuestras generaciones mayores.