Img 20171129 wa0040



“La enfermería es una ciencia pero con carácter humanista y tiene un componente social muy alto”

Daniela Andrade Molina Enfermera Movilh-Mujer

<< Continuar



 

Viernes 1 de diciembre 2017.- Ella es Enfermera supervisora de atención ambulatoria del hospital Félix Bulnes. Vocera del Movimiento de Integración y Liberación Homosexual (Movilh) que  desde el  año 1991 se convirtió en un organismo defensor de los derechos humanos de lesbianas, gays, bisexuales y transexuales (LGBT), cuyas intervenciones son de alcance nacional y abarcan  ámbitos sociales, culturales, políticos, económicos.

Movilh-Mujer es un área del movimiento que promueve y defiende específicamente los derechos de las mujeres lesbianas, bisexuales, transexuales e intersexuales. Buscan potenciar el debate y mermar los prejuicios y discriminación que afectan a las mujeres, su vocera es la enfermera Daniela Andrade Molina Enfermera supervisora de atención ambulatoria del hospital Félix Bulnes.

A propósito de la conmemoración del Día Internacional de la Acción contra el Sida que se conmemora el 1 de diciembre de cada año, y se dedica a dar a conocer los avances contra la pandemia de VIH/sida causada por la extensión de la infección del VIH el Colegio de Enfermeras de Chile  entrevistó  a la única enfermera del movimiento que desde hace tres años dedica su actividad social a Movilh área Mujer.

¿En qué consiste tu participación en el movimiento?

-En el móvil hay diferentes áreas de trabajo, DDHH  ciudadanos VIH y una de las áreas es la de mujer. Precisamente la que está a cargo de ver otros aspectos sociales que abarcan desde educación sexual, fertilización asistida, soy activista desde hace tres años. 

¿Cuál es tu mirada respecto del VIH en Chile?

-Mira yo creo que hay un avance en el gasto en salud relacionado con la triterapia. Sin embargo, hay determinantes de índole social  y componentes generacionales que están haciendo que el VIH esté aumentando en su prevalencia.

Antes la gente en general tenía un miedo y un cuidado en especial en no contagiarse de SIDA porque era asociado a muerte,  era un diagnostico muy lapidario. Ahora como se ha medicalizado la terapia y las personas tienen una mayor expectativa de vida, la gente le ha perdido el miedo,  igual se ha visto que los jóvenes entre el rango de 13 a 29 años han implementado prácticas sociales y conductas que los ponen en riesgo como la llamada “ruleta rusa”.

Es una figura social que está recién apareciendo y que consiste en que una persona contagiada con el VIH se relaciona sexualmente con muchos para contagiarlos.  Sin duda lo que falla es la prevención en salud pública, no basta solo con  la entrega de preservativos propiamente tal .sino más bien, en la educación en la etapa  Infante juvenil  con temas como la transmisión de enfermedades sexuales y no solo centrado en VIH, como la sífilis, gonorrea y la hepatitis y eso claramente ha ido en aumento.

En el caso de la sífilis ha habido un aumento en un 200 por ciento.

Considero que hay que unificar la educación sexual y no solo decir utilicen condón, sino ampliar la educación en el conocimiento de todas las instancias donde uno se pueda contagiar de alguna enfermedad de transmisión sexual  ya sea por drogadicción u otro tipo de prácticas sexuales. En este sentido debe ser complementado con el rol de los servicios de salud en la prevención en el uso de preservativos y exámenes preventivos y llevando el tema de la salud a los colegios.

Existen planes comunales de salud a nivel de APS para acercarse a  los establecimientos educacionales. Considero que hay que agregar también las instancias de abrir la conversación y el debate con educación sexual.

¿Como enfermera te dedicas a esto en tu hospital?

-Dedico mucho tiempo a este trabajo social he podido desarrollar otras áreas y colaborar en temas de salud en el MOVILH, fundamentalmente viendo ciertos casos de VIH. Desde mis competencias profesionales entrego un aporte un grano de arena fundamentalmente en asesorías, esta es mi convicción propia, viendo alguna estrategia como formación en salud.

¿Quienes integran el movimiento?

-Es un grupo bien variado de personas y profesionales desde publicistas psicólogos, abogados y para mi como enfermera representa la oportunidad de entregar un aporte desde el área de la salud y desde la enfermería,  esto es una valiosa ganancia profesional y personal. Soy la única enfermera y me motivó mi condición sexual y mi vínculo social.

¿Te has sentido discriminada?

-No, nunca he sido discriminada, siempre conté con la contención y gran apoyo familiar. Mi familia me entregó un soporte de aceptación y de no dejar que otros me discriminarán por eso tengo esa actitud y parada frente a la vida y muchas otras personas tal vez no las tienen y tienden a aceptar un poco más la discriminación.

Sin embargo en los aspectos más sociales  y en colectivo si he sufrido la discriminación, el no poder casarse, o no poder optar a la adopción de hijos.

¿Cuentas con el apoyo de tu Hospital?

-Si de todas maneras desde el director, de hecho, en más de alguna oportunidad me han solicitado apoyo de MOVILH para hacer educación a los profesionales de la salud con relación a temas de género y discriminación.

¿Y las enfermeras que rol cumplen?

-Veo con preocupación que muchas colegas más jóvenes  que yo, aunque soy joven y tengo 32, me refiero a las nuevas generaciones han enfocado su trabajo en el área clínica y no hay una mirada hacia afuera hacia la comunidad. Esto lo veo a diario, muchas colegas nuevas tienen una mirada más biomédica de los pacientes y siento que se ha perdido la mirada de familia, más social de darle mayor relevancia no solo a la patología y fármaco sino que además reconocer que pueden haber otros factores  cuando no aplica el tratamiento, o no asiste a los controles médicos o que el paciente enferme de otra cosa, en el fondo se ha ido perdiendo ese vínculo social..

¿Consideras que la enfermera debe recuperar su rol social?

-Si el rol social y político y hace falta de hecho,  se conversó en el Congreso de Enfermeras en Quinamávida en uno de los conversatorios  de salud  pública y una de las conclusiones precisamente fue esa que se ha perdido el interés de la enfermería de participar en políticas públicas, en entregar su opinión  cuesta incluso movilizar a las personas yo como  joven me doy cuenta y en las más jóvenes aun predomina el interés de cuánto se va a ganar para aceptar un  trabajo

Y tu reflexión al respecto

-La enfermería es una ciencia pero con carácter humanista y tiene un componente social muy alto.