Captura de pantalla 2017 11 23 a las 9.59.52



Las enfermeras son clave para acabar con la tuberculosis en la era del desarrollo sostenible

Consejo internacional de enfermeras (CIE), lo destacó en la primera Conferencia Ministerial Mundial de la OMS para poner fin a la Tuberculosis en la Era del Desarrollo Sostenible celebrada en Moscú los días 16 y 17 de noviembre de 2017.

Ver Documento Adjunto << Continuar




Ginebra, Suiza; Moscú, Rusia – 21 de noviembre de 2017 – La profesión de enfermería, que dispensa la mayor parte de los cuidados a los pacientes de tuberculosis, ha estado representada por el Consejo internacional de enfermeras (CIE) en la primera Conferencia Ministerial Mundial de la OMS para poner fin a la Tuberculosis en la Era del Desarrollo Sostenible celebrada en Moscú los días 16 y 17 de noviembre de 2017.
 
El Profesor Thomas Kearns, Director general en funciones del CIE, y la Dra. Carrie Tudor, Directora del Proyecto del CIE sobre la tuberculosis/tuberculosis multirresistente a los fármacos, se han sumado a Vladimir Putin, Presidente de la Federación Rusa; Dr. Tedros Adhanom Ghebreyesus, Director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS); Amina J. Mohammed, Vicesecretaria general de Naciones Unidas; así como a 14 delegaciones nacionales, incluidos 75 Ministros, y más de 1.000 participantes, en particular líderes de la ONU, representantes de la sociedad civil, el sector privado, académicos y agencias de desarrollo.

Albergada por el Ministerio de Sanidad de la Federación Rusa, esta Conferencia Ministerial Mundial ha elaborado la Declaración de Moscú para poner fin a la Tuberculosis dirigida a acelerar la implementación nacional de la Estrategia de la OMS para acabar con esta enfermedad con el fin de alcanzar los Objetivos establecidos al respecto en la Asamblea Mundial de la Salud y los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de Naciones Unidas (ONU). La Declaración de Moscú para poner fin a la Tuberculosis solicita mayor financiación y compromiso multisectorial para lograr este objetivo.


“Las enfermeras desempeñan un papel crucial a la hora de mejorar la detección de casos de tuberculosis, garantizando cuidados con un tratamiento apropiado, cuidados continuados y centrados en las personas, apoyando a los pacientes, así como mejorando los resultados de los cuidados”, según declaraciones del Profesor Thomas Kearns. “Sin embargo, para hacerlo, las enfermeras han de tener voz en la planificación y la toma de decisiones en los niveles local, nacional e internacional para prestar servicios de forma coherente y eficaz. El CIE está orgulloso de representar esa voz en esta reunión de alto nivel.”
 La reciente publicación del Informe mundial de la OMS sobre la tuberculosis 2017 ha mostrado que los esfuerzos globales para combatir esta enfermedad han ahorrado aproximadamente 53 millones de vidas desde 2000 y han reducido la tasa de mortalidad de la tuberculosis en un 37%. Sin embargo, según la OMS, en 2016, había aproximadamente 10,4 millones de nuevos casos de tuberculosis en todo el mundo, de los cuales el 10% eran personas que vivían con VIH. Se calcula que 1,7 millones de personas fallecieron de tuberculosis, una enfermedad curable, incluidas casi 400.000 personas coinfectadas con VIH.
 
“A nivel global las enfermeras forman la mayor categoría de profesionales sanitarios y son clave en el tratamiento y la prevención de la tuberculosis,” según declaraciones de Carrie Tudor. “En algunos lugares del mundo, un paciente con tuberculosis nunca verá a un médico puesto que todos los cuidados los dispensa una enfermera desde el diagnóstico hasta la finalización del tratamiento. No cabe duda de que no alcanzaremos los objetivos globales para poner fin a la tuberculosis sin invertir en la profesión de enfermería y la participación directa de las enfermeras en la formulación de políticas y su implementación.”
Acerca del Proyecto del CIE sobre la tuberculosis/tuberculosis multirresistente a los fármacos

El Proyecto CIE-Lilly sobre la tuberculosis/tuberculosis multirresistente a los fármacos trabaja para fortalecer la capacidad global de la enfermería en la prevención, detección, cuidado y tratamiento de la tuberculosis y la tuberculosis multirresistente y ampliamente resistente a los fármacos a través de una iniciativa de Formación de Formadores (FdF). La iniciativa en cuestión forma a enfermeras experimentadas que trabajan principalmente en los campos de la tuberculosis y el VIH, que seguidamente trasladan información en cascada a sus colegas en instalaciones sanitarias locales, así como en las comunidades a las que prestan servicio. Los cursos FdF se imparten en países con una elevada carga de tuberculosis y tuberculosis multirresistente a los fármacos en los que el CIE tiene una sólida relación de trabajo con la asociación nacional de enfermeras. Gracias a este planteamiento, el CIE ha preparado a más de 2.200 enfermeras en 17 países con una elevada carga de esta enfermedad. Dichas enfermeras, a su vez, han impartido la formación a más de 166.125 enfermeras, trabajadores sanitarios afines, pacientes y miembros de la comunidad/público general. En la actualidad, el Proyecto del CIE sobre esta enfermedad está en marcha en países muy afectados por la tuberculosis multirresistente a los fármacos, en particular en China, la Federación Rusa y en seis países del África Subsahariana (Etiopía, Lesoto, Malawi, Suazilandia, Uganda y Zambia).

Las enfermeras formadas mediante los cursos FdF no solo forman a otras enfermeras, profesionales sanitarios y miembros de sus comunidades, sino que también modifican su práctica y mejoran los cuidados y servicios que prestan a los pacientes mediante un planteamiento centrado en las personas, además de mejorar la prevención y el control de infecciones en sus lugares de trabajo para proteger a los trabajadores sanitarios, los pacientes y los visitantes.

La formación del CIE ofrece conocimientos muy necesarios sobre todos los aspectos de la tuberculosis y la tuberculosis multirresistente a los fármacos y, lo que es igual de importante, empodera y da a las enfermeras la confianza necesaria para mejorar su práctica, además de para negociar con sus colegas y realizar mejoras como la modificación de las prácticas de control de infecciones mediante la compra de respiradores N95 para el personal o la construcción de cabinas para la recogida de muestras de esputo. Se anima a las enfermeras a evaluar sus prácticas y su entorno actuales contra las mejores prácticas en el cuidado de la tuberculosis, además de a desarrollar planes para abordar las lagunas detectadas.
 
El CIE, en su trabajo con la Alianza Lilly MDR-TB, está comprometido con la movilización y el fortalecimiento de la enfermería como respuesta clave, práctica y sobre el terreno para abordar los retos, el sufrimiento y la difusión de la tuberculosis.

El Proyecto del CIE sobre la tuberculosis cuenta con el apoyo de una beca de United Way Worldwide posibilitada por la Fundación Lilly en nombre de la Alianza Lilly MDR-TB.