Img 20171122 wa0000  2



Valeria Melipillán Figueroa, electa CORE de Marga Marga

Las enfermeras en su rol social y polĂ­tico

<< Continuar




El Colegio de Enfermeras de Chile A.G., entrevistó a la enfermera Valeria Melipillán Figueroa, electa CORE de Marga-Marga de la región de Valparaíso, formada en la Universidad de Concepción reside en El Belloto, comuna de Quilpué, Marga-Marga.

Desde que egresó se ha dedicado a trabajar en el sector público, su mayor experiencia  la ha desarrollado a nivel comunitario y en la atención primaria, desempeñándose en comunas pequeñas, con grandes extensiones de ruralidad.

Su visión y experiencia es constatar las  desigualdades del mundo rural.

Es parte del Movimiento Autonomista, y la motiva un profundo “interés por construir un Chile distinto” , asegura.

Como miembro del consejo regional se confiesa: “Es una oportunidad para contribuir al desarrollo nuestra región, desde una mirada feminista, salubrista y más cercana a las personas, este es mí desafío y el de todos mis compañeros”.

¿Qué es el CORE?

El Consejo Regional o Core está integrado por consejeros de la región que hasta 2012 eran elegidos por los concejales de  cada comuna de la región, pero  a partir de 2014 son elegidos por voto popular.

Los consejeros duran cuatro años en su cargo y su labor fundamental es analizar y aprobar en el Consejo los temas claves de inversión para la Región, todo ello de la mano del Intendente Metropolitano, quien lidera el Gobierno Regional.


Los consejeros se agrupan en las distintas comisiones:

Coordinación y Relaciones Institucionales

Control y Gestión

Ordenamiento Territorial e Instrumentos de Planificación

Fomento Productivo

Asistencia Técnica y Desarrollo Tecnológico

Educación, Cultura y Deportes; Salud y Medio Ambiente

Rural; Infraestructura, Transporte y Aguas Lluvias

Cooperación Internacional

“En Marga-Marga, juntos aportemos a crear un Gobierno Regional Ciudadano”

-¿Cuál es tu visión del trabajo dentro del Consejo Regional?

-Sí, debemos comenzar a trabajar más activamente  en  el campo de las políticas públicas y para eso necesitamos estar en el campo de la política. Esperamos lograrlo desde el movimiento autonomista, que es un movimiento ciudadano, somos trabajadores, estudiantes y hasta ahora ha sido un trabajo colectivo.

-¿Cuál es tu rol enfermera dentro de este escenario?

-Creo que nosotras como enfermeras somos una pieza clave no sólo en el área de la salud porque nos desenvolvemos en todos los ámbitos,  y no sólo en el ámbito clínico, yo personalmente he trabajado en atención primaria, en urgencia, en el área hospitalaria y ahora estoy más dedicada a la gestión y a través de  esta experiencia  tenemos una mirada mucho más integral, de cómo se mueve el sistema y cómo se  van interpelando las políticas públicas. Por eso, creo que tenemos que tomar la delantera, tomar la iniciativa y con esa mirada holística podemos hacer un mejor papel para los intereses de la ciudadanía si tenemos la información necesaria para generar los cambios que se necesitan.

-¿Esa sería otra área de la gestión del cuidado?

-Cumplir un rol político es parte de la gestión del cuidado importantísima y que no se le ha tomado el peso que realmente tiene. A mí me gustaría que las enfermeras y -que no sea solo yo que seamos muchas-, participemos del área de la política, porque sólo así vamos a lograr los cambios que tanto necesitamos en cuanto a las políticas públicas que se transformen en un instrumento para generar cambios para la gente.

Valeria tiene 34 años, 9 años ejerciendo. Los últimos cuatro se ha desempeñado en  contingencia de  Viña del Mar. Madre de una hija de 18 años. En sus decisiones el tema social ha estado presente siempre.

-Eso me genera una total convicción de querer cambiar el modelo que tenemos actualmente yo creo que la dificultad que he enfrentado como mamá soltera y todas las barreras tienen que ver, porque estamos insertos en un modelo muy individualista donde se centra más en el estatus, no hay un apoyo colectivo a las dificultades que enfrentan las personas en el día a día. Si nosotros tuviéramos una mentalidad más solidaria sería mucho más fácil el día a día.

-¿Puedes explicar en qué consiste la propuesta del nuevo modelo de salud que plantea el movimiento autonomista?

-En Marga-Marga estamos construyendo programas y tenemos nuevos desafíos por ejemplo respecto del modelo de salud queremos dar la pelea porque deje de estar centrado  en la enfermedad, y comience a centrarse en la salud, con mirada de prevención y donde haya un trabajo colectivo frente a esto. De hecho,  estamos armando una plataforma de salud que está constituido por profesionales de la salud, y por usuarios. Estamos trabajando en la instalación de una escuela popular que las vamos a generar en barrios específicos ya tenemos un barrio que será nuestro piloto, es una toma en Peñablanca, donde formaremos agentes comunitarios, para que los mismos actores, las juntas de vecinos se transformen en gestores del cuidado dentro de su comunidad.

-¿Qué significa para ti ser miembro del CORE?

-Es sumamente importante porque significa poder guiar el crecimiento y desarrollo de la región. Promoveremos un proyecto sustentable con un eje de salud, de buen vivir  y donde la participación sea prioritaria. Si bien es cierto, actualmente ese sentido del CORE se perdió porque ha sido una prolongación de la institucionalidad  vigente. Nosotros queremos recuperarla para lo que realmente se pensó que es proporcionar las herramientas para que la ciudadanía manifieste su interés de cómo quiere que sea su ciudad, lo que podemos avanzar ahí es enorme.