Paludismo



Día Mundial del Paludismo o malaria, 25 de abril de 2017

“La Prevención del Paludismo funciona , a cerrar la brecha”

Ver Documento Adjunto << Continuar



Hoy 25 de abril se celebra el Día Mundial del Paludismo. Esta enfermedad también conocida como Malaria, es una enfermedad de notificación obligatoria inmediata, potencialmente mortal causada por parásitos que se transmiten al ser humano por la picadura de mosquitos pertenecientes al género Anopheles infectados, por especies del género Plasmodium. 

La Malaria se puede adquirir también por vía congénita y por transfusiones sanguíneas. Los síntomas iniciales son inespecíficos y similares a los de una enfermedad vírica leve (resfrió), existiendo recuperación total si el tratamiento es efectivo y oportuno. En caso contrario la enfermedad progresa con uno o más de los siguientes signos: acidosis metabólica, anemia grave, hipoglucemia, insuficiencia renal aguda, edema pulmonar agudo o coma, sin tratamiento, la Malaria grave es mortal en la mayoría de los casos.

Según el Instituto de Salud Pública (ISP), quien mantiene una vigilancia activa de la enfermedad, en Chile  han existido en últimos años casos relativamente esporádicos relacionados a retornantes viajeros (casos importados), de países como Brasil, Perú, Colombia , Ghana y África. Durante 2011 y 2014, se confirmaron 20 de estos casos.

Desde el año  1936, existen registros de presencia de  la parasitosis en la provincia de Tarapacá, siendo Anopheles pseudopunctipennis, 24 casos en el período 1945-1988, 66 casos en  período 1980-2001, con una mortalidad de 7%. En 1984 se detectaron cerca de 2.000 focos de A. pseudopunctipennis.   En el año 2010, se describió la presencia de Anopheles (Nyssorhynchus) atacamensis en muestras procedentes de la Región de Atacama. En el año 2013, se encontraron especímenes de Anopheles pseudopunctipennis entre los pueblos de Tarapacá y Huaraciña, ubicados en la Quebrada de Tarapacá.

A nivel mundial, aún sigue provocando daños mayores, donde  se estimó una incidencia de Malaria de alrededor de 212 millones de casos al año 2015, y cerca de 400.000 muertes principalmente niños menores de 5 años, las cifras en relación a años anteriores indican que su mortalidad se ha reducido un 29%. Gran parte de este éxito, en su disminución según el  ISP  se debe al control del vector.

Sin embargo, el desarrollo de resistencia a algunos insecticidas usados y los costos de desarrollo de nuevos productos o campañas de control basado en insecticidas, señalan la necesidad de enfoque integral en lugar de depender de un único método de control.

Para colaborar en la celebración de este día la OMS pone énfasis en la prevención como estrategia fundamental para reducir los daños causados por esta enfermedad, aportando a la educación de las medidas básicas de control vectorial y las estrategias preventivas dirigidas a los grupos de riesgo más vulnerables en los países afectados.

Las  estrategias de gestión ambiental para reducir o eliminar los criaderos del vector, mejora de los proyectos de desarrollo de diseño u operación de los recursos hídricos; y el uso de controles biológicos (por ejemplo, larvicidas bacterianos y peces larvívoros). 

De igual forma el  Programa Mundial sobre Paludismo mantiene la iniciativa T3: Test. Treat. Track, pruebas diagnósticas (test), el tratamiento (treat) y la vigilancia (track), esto indica que en todo país se hace necesario velar porque todo caso presunto sea sometido a estudios diagnósticos, todo caso confirmado sea tratado con antipalúdicos de calidad garantizada y la enfermedad sea objeto de seguimiento mediante sistemas de vigilancia oportunos y precisos, a fin de orientar las decisiones de política y operativas siguientes.