Noticias

RISOTERAPIA: ENTREVISTA A ENFERMERA Y FUNDADORA DE ORGANIZACIÓN GASU, NATALIA CASTILLO

natalia risoterapia

En la imagen, la enfermera Natalia Castillo jugando con un paciente.

Natalia Castillo (29) es enfermera de la Universidad de Santiago de Chile y fundadora del Grupo de Ayuda Solidaria Unida (GASU), organización que mediante la risoterapia, contribuye a la recuperación de niños hospitalizados en nuestro país.

Actualmente Natalia está radicada en Estados Unidos, donde realiza los estudios necesarios para convalidar su título. Mediante contacto por Skype, quisimos conversar con ella sobre risoterapia, innovación y enfermería. Te invitamos a conocer su historia.

Natalia, por favor cuéntanos sobre cómo descubres tu vocación por la enfermería.

Cuando salí del colegio quería ser profesora, pero a mis padres no les gustaba la idea y por eso, ingresé a bachillerato en la USACH. Luego, en bachillerato cambié totalmente mi elección e iba a estudiar ingeniería en informática. A último minuto, una semana antes de postular, un amigo que estudiaba medicina me preguntó si lo podía acompañar a una charla en la escuela de ciencias médicas, ya que él estudiaría medicina y ahí me encontré con la enfermería.

No había pensado en esta carrera antes, y me di cuenta que era una combinación súper buena de lo que a mí me gustaba hacer hasta ese momento, así que, postulé a enfermería.

Si bien, los primeros años es súper distinto a lo que es la carrera, ya cuando empecé a ir a las prácticas profesionales, quedé fascinada. Estoy realmente feliz con lo que elegí.

¿Una vez que saliste de la universidad, cuál fue tu experiencia profesional?

Trabajé un año en neonatología en el Hospital Félix Bulnes, esto inmediatamente después que salí de la universidad. Luego trabajé en el Hospital Barros Luco implementando el centro para el piloto AUGE de esclerosis múltiple.

Después me desempeñé como jefa del centro de cardiología y gastroenterología del mismo hospital, en el cual trabajé hasta que me vine a Estados Unidos, porque a mi esposo lo trasladaron desde Chile. Actualmente estoy estudiando para poder convalidar el título y trabajando en un colegio para hacer más fluido el inglés, que es una de las pruebas antes de trabajar como enfermera acá.

Ahora, pasando al tema de la risoterapia, me gustaría que me contaras un poco en qué consiste esto y cómo se produce tu acercamiento a esta terapia.

La risoterapia es un nombre que se le puso en algún momento a esta práctica. Lo que en realidad nosotros pretendemos, más que hacer reír a carcajadas a los niños, es poder conectarnos con ellos: poder cambiar el ambiente hospitalario a un lugar que sea más cómodo y familiar, para disminuir el estrés de los niños y sus padres, lo que conseguimos mediante la terapia del juego, o sea, simplemente jugar con los niños.

Esto partió cuando estaba en la universidad, teníamos que escribir un documento, en segundo o tercer año, con una investigación acerca de algo que nos llamara la atención, y en eso encontré la terapia de la risa, lo que me pareció muy interesante desde el punto de vista de la promoción de la salud,  por lo que empecé a averiguar sobre el tema.

A fines de ese mismo año hubo un concurso a nivel inter-carrera en la universidad para hacer un proyecto con un “X” fondo de la USACH, Yo en aquel entonces pololeaba con un alumno de ingeniería de la universidad y le planteé “hagamos esto, veamos la posibilidad de desarrollarlo con un grupo pequeño y postulémoslo a la universidad a ver qué tal nos va”. Aunque no ganamos, nos dieron un premio de treinta mil pesos para poner nuestro proyecto en práctica por un par de meses.

Planteamos esto a algunos amigos y lo hicimos. Tras un par de meses, el proyecto terminó y se detuvo aproximadamente dos años, hasta que finalmente decidí retomar la idea cuando estaba casí terminando la carrera, y con un poco más de recursos. Juntamos a las personas que les había interesado y partimos con GASU.

¿Pudieses contarnos sobre la experiencia de haber conocido a Patch Adams y cómo eso influyó en tu enfoque con la risoterapia en GASU? ¿Cómo se dio este encuentro?

patch adams

En la imagen Hunter Doherty “Patch” Adams y la enfermera Natalia Castillo.

Al final del primer año en que yo estaba trabajando, vine a Estados Unidos a hacer una pasantía en urgencia y se me ocurrió escribir a Patch Adams, contándole que estaba aquí, que me interesaba la risoterapia y que teníamos un grupo en Chile que estaba funcionando, por lo que que quería ver la posibilidad de conocerlos. Ellos tenían un congreso en ese entonces para el año nuevo en el Gesundheit, que es el instituto de Patch Adams y me invitaron sin costo alguno.

Cuando llegué allá, conversé mucho con la gente y me di cuenta de que mi visión de la risoterapia estaba alejada a como ellos lo pensaron. Hasta ese momento mi experiencia se basaba en lo que había leído o visto en la película y estaba segura que esto era básicamente hacer reír a carcajadas a los niños.

Cuando llegué a Gesundheit  una noche conversé directamente con Patch Adams, acerca de GASU. Él me decía que lo que él buscaba y que se había mal interpretado a través de la película, era conectarse con los niños, los papás y las personas en general. Sin embargo, en la película se le dio mucho énfasis a la idea de que él era un payaso, por su personalidad extrovertida, en lugar de ser un amigo de los niños, o un niño más, como él buscaba. Comportarse como un niño, jugar como un niño, para que ellos puedan recordar que aún lo son, y que a pesar de que estén enfermos, jugar sigue siendo permitido, y aún más, beneficioso para su recuperación.

Estoy súper agradecida de que los azares de la vida me permitieran conocerlo. Lo que Patch Adams hizo en un comienzo fue toda una revolución para mejorar el sistema de salud de Estados Unidos. El tema de su personalidad fue solo un elemento, pero la medida de fondo era que él quería cambiar el ambiente hospitalario, terminar la visión de delantal blanco, de la barrera con el paciente.

Tras esa experiencia, regresé a Chile con un cambio bien grande en el enfoque de lo que era GASU y empezamos a crecer y a reformular un poco esto de la conexión con los niños.

GASU

En la imagen, el equipo de GASU.

¿Quiénes integran GASU?

Algo importante en GASU, es que las personas que trabajan ahí, que son voluntarios en esta organización, no son necesariamente del área de salud. Aunque tenemos enfermeras, psicólogas y estudiantes de medicina, nuestro principal objetivo es conectar gente con niños y para eso no se necesita ser del área de salud. Entre los voluntarios que están en nuestra organización tenemos dueñas de casa, ingenieros, arquitectos, estudiantes de distintas carreras, etc. No es un equipo médico que va al hospital y visita niños; no pretendemos hacer eso, somos personas que quieren ir a ayudar y jugar con los niños para crear un ambiente hospitalario más grato.

¿Tienes antecedentes sobre si en enfermería en Chile se estaba haciendo esto o si existía alguna organización similar a lo que estaban haciendo ustedes?

Nosotros partimos con una red de amigos y conocidos. Cuando GASU empezó a crecer y la gente de los mismos hospitales, por ejemplo los papás de los niños, nos empezaron a preguntar si podían participar y cómo incorporarse, nos pareció necesario hacer la primera capacitación en grande (Llamada Toing!) para traer voluntarios nuevos al hospital, por lo que empezamos a contactarnos con organizaciones.

Hay que mencionar que en Chile funcionan organizaciones que se dedican a la risoterapia, y que en general están integradas por médicos exclusivamente.

Con el tiempo fuimos percibiendo que la risoterapia podía llegar a ser muy excluyente en Chile; tenías que ser médico, médico-actor, médico-malabarista, o médico-algo. Por nuestra parte, nuestra visión era abrir esto a grupos masivos, haciéndonos cargo de capacitar a los voluntarios tanto en la parte sanitaria como en la artistica, para así llegar a más voluntarios y de esta forma a más niños..

Al tener personas que no necesariamente están vinculadas al área de la salud, ¿cómo han podido mantener la seguridad del paciente, por ejemplo en relación a infecciones intrahospitalarias? Además, me gustaría saber si la no formación en salud de estas personas, también ofrece algún tipo de ventajas.

Creo que identificamos un riesgo por el hecho de que nuestros voluntarios no eran todos del área de salud, por lo que tomamos la decisión de poner especial énfasis en capacitarlos para poder ingresar al hospital sin que esto signifique un peligro para los niños ni para ellos. Nosotros capacitamos al voluntariado en prevención de infecciones intrahospitalarias, como lavado de manos, aislamientos, y otros temas relacionados a salud, como psicología infantil, etc. y ningún voluntario puede asistir a una visita sin haber cursado esta capacitación. Tomando en cuenta que GASU, hoy por hoy tiene acceso a todas las áreas del hospital, incluso a la UCI, UTI, a quemados, etc., creo que es un buen indicador de que hemos logrado demostrar a los hospitales que la seguridad es nuestra prioridad número uno.

Por otro lado, creemos que esta poca familiarización con los hospitales son un plus, porque los voluntarios no van con esa visión formal o quizás distante de “yo soy el profesional de salud, tú eres el paciente”, sino que ellos van abiertos a establecer una relación de par a par. Además, hemos visto que la presión de demostrar al personal del hospital que, aún no siendo enfermeros ni médicos están preparados para el ambiente hospitalario, les hace ser extra cuidadosos en las visitas.

¿Cómo han manejado el tema del financiamiento en GASU?

Inicialmente era todo del bolsillo de los líderes; fue una inversión. Pero ahora que la gente nos conoce, tenemos socios que nos aportan periódicamente y partners con quienes trabajamos durante el año.

Hacemos anualmente una campaña que llamamos La Fábrica de Sonrisas, donde damos a conocer quiénes somos, qué hacemos, cuáles son nuestros proyectos para el año, etc. y donde también conseguimos socios que nos apoyen de manera económica. Tenemos también alianzas con algunas empresas que nos ayudan, como por ejemplo:  Azeta nos entrega carteles plastificados para poner el nombre de los niños en el hospital, Todopoleras que aportan con la confección de nuestros uniformes, Interviene que nos apoya con las capacitaciones en el ámbito teatral, Epunto que nos apoya con el sitio web, La Matrioska que capacita a los voluntarios en cuenta cuentos, Jeec una iglesia que nos aporta continuamente y nos presta sus equipos de audio, etc.

¿Tú como enfermera, has pensado en darle un carácter orientado hacia la gestión del cuidado a GASU, debido a tu formación de enfermera? ¿O crees que funciona de forma más conveniente seguir con este equipo multidisciplinario?

A nosotros nos gusta la idea de que sea un equipo multidisciplinario y que cualquier persona pueda venir, una vez que pasa las capacitaciones. En GASU tenemos hartas enfermeras, no han llegado por su profesión, sino como un voluntario más. En general, ellas son las que están a cargo de cada una de las visitas, actuando como nexo con el personal de hospital, comunicando situaciones o cuidados especiales, aislamientos, alergias, etc. que sean importantes al momento de la visita.

Lo otro es que este año tenemos como gran desafío el medir el impacto de nuestro trabajo. Digo que es un gran desafío porque seríamos, hasta donde sabemos, el primer grupo de risoterapia hospitalaria en medir el impacto de sus intervenciones.  Nos hemos contactado con muchas organizaciones de risoterapia en el mundo y hasta ahora, ninguno de ellos está midiendo el impacto con datos duros. Fuimos a Chile en diciembre y tuvimos reuniones con todos los hospitales que visitamos, para coordinar cómo realizaríamos esta medición. Estamos ya trabajando con enfermeras en nuestro equipo, conversando con las encargadas de los hospitales para trabajar en conjunto con las enfermeras y psicólogas de sus centros.

Estamos completamente seguros de que esto sirve, que importa y que de verdad causa una diferencia, por lo que queremos empezar a estudiarlo.

¿Existe algún caso o experiencia que te haya marcado a nivel personal?

Uno de los que hoy recuerdo, es el de un pequeño que estaba en la UCI del Hospital Exequiel González Cortés, ingresado por quemaduras graves. Él estaba muy monitorizado, no podíamos entrar a su sala por su aislamiento.

Cuando pasamos por fuera de la sala, vimos que era el único chico con el que no habíamos podido interactuar. Hablamos con la enfermera y le planteamos “Qué tal si nos ponemos todo lo que el aislamiento requiere, le hablamos un poquito y salimos”, a lo que ella accedió. Este pequeño llevaba mucho tiempo en el hospital, con poca interacción, debido a su condición. Finalmente, entramos con la enfermera y uno de los voluntarios empezó a hacerle muecas y solo con eso, este niño empezó a reírse. Esto era justo lo que él necesitaba; en un rato él se reía enérgicamente, se sentó y jugo con nosotros. La enfermera llamó al resto del personal para que lo vieran, el médico le disminuyó el oxigeno, etc. Para nosotros fue impresionante el cambio que se produjo por una intervención que duró diez minutos. Con el tiempo seguimos visitándolo y cada vez era más activo, le encantaba jugar….

Estoy segura que cada uno de los voluntarios tiene una historia que contar, muchas veces la comparten después de las visitas al resto del equipo con mucha emoción de los cambios que ellos perciben, y que los padres nos cuentan y agradecen.

Aquí en Chile ¿cómo ves que se da el tema de la innovación en el ejercicio de la profesión? ¿Ves más bien que es un fenómeno aislado o es una tendencia que va en alza?

Yo creo que hace un tiempo era bien dificil, pero actualmente la gente tiene otra percepción de la promoción de la salud, sobre todo las enfermeras.

Estamos mucho más dispuestas a las nuevas terapias, que es lo que me decía por ejemplo una enfermera del J.J. Aguirre, a quien le encantaría, por ejemplo, usar flores de Bach. Por muchos años no se permitió, pero ahora, con la gestión del cuidado, se han abierto muchas puertas, siempre y cuando, se haga con mucha precaución. Yo creo que es algo que de verdad va en alza y que en algún momento estará muy ligado a la medicina tradicional.

Ahora que estás en Estados Unidos, viendo el tema de validar tu título, que me pudieses contar sobre las diferencias entre la enfermera estadounidense y la enfermera chilena. ¿Qué crees que a ellas les puede faltar de lo que tiene la formación de la enfermera de este país y qué pudiese la enfermera chilena tomar como elemento rescatable de la formación norteamericana.

Yo creo que la gran diferencia es que en Estados Unidos las enfermeras son súper especializadas. Estudias para ser, por ejemplo, enfermera de cardiología, y tu formación es específica para trabajar en eso, constituyendo el área delimitada de tu trabajo. En Chile, en cambio, estudiamos todo, menos específico, y salimos a trabajar en el área que queramos. Por lo mismo, la enfermera chilena tiene más experiencia y creatividad, ya que donde esté la profesional, sabrá desempeñarse.

Otro aspecto importante que marca una diferencia, es que aquí en Estados Unidos mientras estudies, no puedes practicar procedimientos invasivos con los pacientes. Es decir, que una vez que tú tienes tu título en mano, trabajando, va a ser la primera vez que instalarás una vía venosa, o que administrarás una inyección. En Chile, nuestra formación nos sitúa en una posición de ventaja a nivel de experiencia.

Lo que sí creo que nos falta a las enfermeras en Chile es familiarizarnos más con la tecnología. Le tenemos harto miedo, lo que quizás se explica por la falta de acceso a los recursos.

Junto con agradecerte por tu tiempo, quisiera que para finalizar dirigieras algunas palabras a enfermeras que pudieran estar interesadas en el tema particular de la risoterapia.

A las enfermeras que les gusta el trabajo directo con el usuario, mejorar su calidad de vida, crear ambientes terapéuticos, y querisoterapia paciente consideran que es parte fundamental de la promoción y recuperación de la salud, las invito a ser parte de GASU o a crear sus propias iniciativas. Las invito a que no tengan miedo a soñar, quizás a lo mejor no es la risoterapia y es alguna otra terapia, pero se puede, siempre se puede si va en beneficio de los usuarios.

Ahora, si quieren ser parte de GASU como voluntarios o si nos quieren apoyar económicamente, pónganse en contacto con nosotros. Si nos quieren ayudar en la medición de impacto, para hacer de esto algo más fuerte, nosotros estaremos felices de poder trabajar con ustedes. Si existen enfermeras o amigos interesados en el tema, sean bienvenidos a participar.

Para más información de GASU, ingrese a su sitio web o contáctelos al correo info@gasu.cl

 

DIRIGENTES DE COLEGIO DE ENFERMERAS Y COL. MÉDICO SE REÚNEN PARA ABORDAR IMPLEMENTACIÓN DE UGC

SANTIAGO- Este martes 4 de Febrero, dirigentes del Colegio de Enfermeras de Chile, encabezados por su presidenta, Paola Pontoni Zúñiga, sostuvieron una reunión con el presidente del Colegio Médico, Dr. Enrique Paris, con motivo de abordar la problemática generada al interior de los hospitales, a raíz de la implementación de las Unidades de Gestión del Cuidado.

 En dicha cita, a la que además asistieron la vicepresidenta de Desarrollo Profesional, Rocío Núñez Carrasco y la vicepresidenta de Asuntos Laborales, María Elcira Notario, los presentes acordaron realizar una segunda reunión entre el Directorio Nacional del Colegio de Enfermeras y la Mesa Directiva Nacional del Colegio Médico, para analizar el tema y mediante al diálogo lograr formular un acuerdo que permita continuar el proceso de implementación de la medida, con el menor impacto para el equipo de salud y con un espíritu de colaboración mutua.

PARLAMENTARIOS Y FORO NACIONAL DE CÁNCER PROMUEVEN PROYECTO DE LEY GENERAL DEL CÁNCER

SANTIAGO- Esta mañana en el Ex Congreso de la República, se realizó la presentación a la opinión pública del proyecto de Ley General del Cáncer, iniciativa impulsada por el saliente senador Mariano Ruiz Esquide (DC), la diputada y senadora electa por Magallanes, Carolina Goic (DC) y el presidente del Foro Nacional de Cáncer, Dr. Jorge Jiménez de la Jara, y que busca sentar las bases de una estrategia nacional de carácter global e integral para abordar la problemática de esta enfermedad.

En el evento, la diputada Goic, junto con señalar que se sentía agradecida de haber vivido la experiencia personal desde la mirada del paciente, describió los principales puntos que contempla esta ley. El primero de ellos da cuenta de “la obligación al Ministerio de Salud de desarrollar y actualizar periódicamente una ‘Estrategia Nacional del Cáncer’ (5 años) y un ‘Plan Nacional del Cáncer’ (2 años). En especial se dispone la obligación de establecer una política de formación de capital humano, de acceso a fármacos oncológicos y de promoción y prevención del cáncer.

Así también, la parlamentaria se refirió a la creación de una Agencia Chilena del Cáncer a partir de la estructura del actual Instituto Nacional del Cáncer, como una instancia pública de coordinación y promoción para abordar la problemática del cáncer en forma integral, que además de realizar prestaciones de salud en el combate contra la enfermedad, colabore desde el campo de la investigación, diseño de políticas, guías clínicas, promoción, prevención y manejo de información. Además, entre los principales puntos que plantea esta ley, destacan la creación del Instituto Regional Norte del Cáncer y el Instituto Regional Sur del Cáncer, como también la creación de Centros Regionales de Atención del Cáncer, para otorgar tratamiento a pacientes en zonas aisladas.

Finalizadas las presentaciones del panel expositor, los parlamentarios demócrata cristianos procedieron a la firma simbólica del proyecto de ley.

Cáncer en Chile

Recordemos que el cáncer es la causa de aproximadamente 22.000 muertes anuales en Chile y que uno de cada 4 chilenos y chilenas fallecen por esta enfermedad. Pese a estas cifras, el país aún no cuenta con una “Estrategia Nacional del Cáncer” que sea integral e involucre al conjunto de la sociedad chilena.

En nuestro país existe un solo centro público de atención integral del cáncer, el Instituto Nacional de Cáncer, ubicado en Santiago y que provee servicios a pacientes del sector público. El resto del país tiene sólo servicios fragmentarios y carentes de infraestructura adecuada y recursos humanos necesarios.

COLEGIOS PROFESIONALES EXPONEN ANTE COMISIÓN DE EDUCACIÓN DE CÁMARA DE DIPUTADOS

VALPARAÍSO- La tarde de ayer, dirigentes de los colegios profesionales de la salud acudieron al Congreso Nacional para exponer frente a la Comisión de Educación de la Cámara de Diputados, esto con motivo de fundamentar las posiciones de sus respectivos gremios ante la Ley de Exclusividad Universitaria para las carreras de la salud, la cual se discute actualmente en el parlamento.

Durante la reunión, que se extendió por aproximadamente una hora, los dirigentes de los colegios profesionales de enfermeras, fonoaudiólogos, kinesiólogos, nutricionistas, matronas, tecnólogos médicos y terapeutas ocupacionales, realizaron sus respectivas presentaciones ante los diputados presentes, con el objeto de despejar cualquier tipo de dudas sobre la necesidad de que sus carreras se impartan exclusivamente en universidades y no en institutos.

La encargada de exponer en representación del gremio de enfermería fue la presidenta del Colegio de Enfermeras de Chile, Paola Pontoni Zúñiga, quien durante su intervención expresó enfáticamente que enfermería debería seguir impartiéndose únicamente en universidades como ha ocurrido a lo largo de la historia, esto con el fin de garantizar cuidados seguros y de calidad a la población, tanto del punto de vista de la responsabilidad social profesional, como del punto de vista legal, a través de la Garantía de Calidad .

Al finalizar la reunión y luego de las presentaciones de los dirigentes de los siete colegios profesionales presentes , la Comisión permitió a Paz Soto Fuentes, presidenta de ACHIEEN y quien también asistió a la cita, exponer, brindando una mirada a la enfermería desde el punto de vista de la educación. Entre los puntos en que la enfermera y académica basó su exposición, destacaron el amplio desarrollo de la disciplina de enfermería en Chile y el mundo, la necesidad de acceso a equipos competentes de calidad multiprofesionales por parte de los pacientes y el aporte de la enfermera a las personas, como también la necesidad de una formación ética universitaria como requisito imprescindible para otorgar la función y responsabilidad social de la enfermera.

Concluida la presentación de Paz Soto, el diputado Romilio Gutiérrez, dio por levantada la sesión e informó que la votación de la Comisión de Educación se realizará el próximo día 4 de Marzo.

Es importante destacar el apoyo transversal y compromiso de las principales asociaciones de enfermería con la aprobación de esta ley, que quedó reflejado con la presencia del Secretario de Capacitación del Colegio de Enfermeras, Sr. Cristián Gálvez; el presidente de FENASENF, Sr. Mateo Galleguillos y los dirigentes de ACHIEEN y FENEECh, quienes acompañaron a las enfermeras expositoras el pasado martes.

COMUNICADO OFICIAL EN APOYO A LAS ENFERMERAS DE LA UNIDAD DE NEONATOLOGÍA DEL HGGB

El Colegio de Enfermeras de Chile A.G. manifiesta mediante el presente escrito que se encuentra en conocimiento de la difícil situación que se encuentran viviendo las Enfermeras que trabajan en la Unidad de Neonatología del Hospital Guillermo Grant Benavente de Concepción, en cuanto a modificaciones en el organigrama hospitalario que vulneran la seguridad de la atención al recién nacido patológico en unidad de paciente crítico, al privilegiar un ambiente en donde se pretende eximir a las enfermeras del campo de acción que les corresponde, misma situación que viven otras unidades del país.

Históricamente, la falencia de profesionales enfermeras ha hecho que otras profesiones suplan este déficit, sin embargo, este hecho solo pone en riesgo a los usuarios objeto de la atención, ya que los conocimientos y competencias en la gestión de los cuidados necesarios para la atención de pacientes según complejidad y, basado en la formación y ética profesional necesarios, son de competencia de la profesión Enfermera. Es el profesional idóneo y establecido por ley para la atención de los recién nacidos patológicos, responsable además, de cumplir con los estándares de calidad y seguridad en la atención en salud, basado en la normativa actual y que exige un alto nivel de desempeño durante todos los procesos hospitalarios, por lo tanto, el campo de acción de otros profesionales no aplica al campo de acción de la enfermera.

Vemos con preocupación la constante incorporación de profesionales en roles exclusivos de la Enfermera, lo que se traduce en un ejercicio ilegal de las profesiones, consecuente al rol legal que cumplen dentro de los equipos de salud, y con mayor agravante, poniendo en riesgo la vida de los usuarios de salud.

Así mismo, rechazamos categóricamente todo tipo de acciones que denigren a nuestra profesión y su sistema de organización, establecida en atención cerrada como las Subdirecciones de Enfermería. Creemos que se debe promover el respeto, el trabajo en equipo y a las buenas prácticas laborales en las instituciones de salud, velando por el respeto al rol profesional que le ha sido asignado a la Enfermera por la sociedad y por la ley chilena.

Felicitamos a las enfermeras y enfermeros de HGGB por velar por el bienestar, seguridad y calidad en la atención de los usuarios y de sus familias, y por defender la continuidad de su labor, agradecemos su templanza en estos difíciles momentos y les expresamos nuestro absoluto respaldo y apoyo a todas las gestiones y acuerdos a los que puedan llegar.

Por último, hacemos un llamado a todas las enfermeras y enfermeros del país a estar ALERTAS, INFORMADOS y UNIDOS, dispuestos a RESGUARDARNOS profesionalmente.

COLEGIO DE ENFERMERAS EN ESPERA DE APROBACIÓN DE LEY EXCLUSIVIDAD UNIVERSITARIA PARA CARRERAS DE SALUD

Paola Pontoni Zúñiga, presidenta del Colegio de Enfermeras, en la imagen de archivo.

SANTIAGO- Expectante se encuentra el Colegio de Enfermeras de Chile, al igual que la mayoría de los colegios profesionales de la salud, ante la moción realizada por el Senador RN Francisco Chahuán, quien la semana pasada solicitó al Presidente Sebastián Piñera pedir urgencia en el despacho del proyecto de ley que confiere el carácter de título profesional universitario a las carreras de enfermería, kinesiología, fonoaudiología, obstetricia y puericultura, nutrición y dietética, tecnología médica y terapia ocupacional.

“El pasado 10 de diciembre, extendimos la invitación a los colegios profesionales a través de la representante del departamento de salud de la Federación de Colegio Profesionales, Cecilia Palma, a integrarse al trabajo que se estaba realizando con el objeto de reponer  la discusión  de esta ley, esto dado que nuestro colegio participa de esta Federación.  Nos parece fundamental que medidas como esta y otras como la acreditación obligatoria de universidades y de carreras, además de la realización de un  examen único nacional, se lleven a cabo para resguardar la calidad de los profesionales que se están formando” señaló la presidenta del Colegio de Enfermeras de Chile, Paola Pontoni Zúñiga.

Recordemos que este proyecto de ley, cuyas bases fueron desarrolladas conjuntamente entre el Colegio de Enfermeras de Chile y ACHIEEN, fue presentado el 20 de abril del año 2005  por los entonces diputados Evelyn Matthei y Alberto Espina, habiendo sido aprobada su moción a fines de ese mismo año con 16 votos a favor, 2 en contra y 2 abstenciones. Posteriormente, en diciembre del año 2009, el proyecto pasó a segundo trámite constitucional en la Cámara de Diputados, tras haberse presentado indicaciones en Sala.

Por su parte, la Vicepresidenta de Desarrollo Profesional del Colegio de Enfermeras, Rocío Núñez Carrasco, indicó en entrevista a Radio Universidad de Chile que “nuestros profesionales de la salud están insertos a nivel de la licenciatura y por ende al interior de las universidades y eso es lo que queremos reafirmar y sostener con esta ley”.

Cabe mencionar que este proyecto contempla normas con el fin de que los profesionales titulados en institutos profesionales o quienes se encuentren cursando estudios en ellos, no se vean perjudicados con la entrada en vigencia de la ley en tramitación, manteniendo así los mismos derechos y calidades que los profesionales que cursan estudios en las universidades, excepto el grado de licenciado. Para la obtención de ese grado, las universidades deberán establecer planes y programas especiales para aquellos que hubiesen obtenido su título en institutos profesionales.

Contexto histórico de la ley

El DFL Nº1 del Ministerio de Educación del año 1981 primero, y luego la ley Nº18.962 (LOCE), dieron término legal a la larga trayectoria universitaria de la Carrera de Enfermería, iniciada con la creación en 1906 de la primera Carrera de Enfermería del país, en la Universidad de Chile. No obstante y a pesar de esta situación legal, hasta la actualidad, sólo existe la formación de Enfermeras(os) en Universidades, que otorgan el título de Enfermera(o) y el grado de Licenciada(o) en Enfermería a sus egresados.

De acuerdo al documento de ACHIEEN “Necesidad de exclusividad universitaria para la formación de la Enfermera/o – Enfermera-matrona” de julio de 2008, esto ha ocurrido de esta forma porque las instituciones de Educación Superior y las propias Enfermeras , no han permitido la creación de Carreras de Enfermería en Institutos Profesionales, porque lo reconocen como un grave atentado contra una disciplina académica de crecimiento sostenido en el medio universitario, basando esta decisión en su perfil disciplinar y no técnico-práctico.

 

DIRECTOR GENERAL DEL CIE ENVÍA CONDOLENCIAS POR FALLECIMIENTO DE ENFERMERA DORIS KREBS

GINEBRA- El director general del Consejo Internacional de Enfermeras (CIE), David Benton, hizo llegar sus condolencias al Colegio de Enfermeras de Chile la semana pasada, esto con motivo del fallecimiento de la enfermera y doctora en enfermería, Doris Krebs Wilkens.

En su carta dirigida a Paola Pontoni Zúñiga, presidenta nacional del Colegio de Enfermeras, David Benton expresó que “la Dra. Krebs realizó importantes aportes al desarrollo de la enfermería, ya sea a nivel nacional como internacional. Fue una persona sobresaliente en todo sentido y el CIE y la comunidad enfermera fueron muy afortunados por haberla conocido y haberse beneficiado de su gran contribución”. En su misiva, el director general del CIE también agregó que la federación que encabeza realizó una donación a la Fundación Internacional Florence Nightingale, en nombre de Doris Krebs.

Recordemos que durante un importante período de su vida, Doris Krebs estuvo radicada en Ginebra, Suiza, donde ejerció un alto cargo directivo en el Consejo Internacional de Enfermeras.

Es importante señalar que el Colegio de Enfermeras de Chile hizo llegar la carta de David Benton a la familia de la enfermera Doris Krebs.

Sobre David Benton y el CIE

David Benton es graduado en Enfermería general y Salud Mental en el Highland College de Enfermería y Obstetricia, de Inverness, Escocia. Se ha desempeñado en numerosos puestos importantes en diferentes organizaciones de Enfermería y en la dirección de hospitales de su país y ha sido galardonado con numerosos premios entre los que destacan el Premio de Dirección de Nursing Standard en 1993 y las becas concebidas por la Fundación Florence Nightingale en el 2001 o la beca del Royal College of Nursing en el 2003.

El 1 de Octubre del 2008, Benton asumió la dirección general del  Consejo Internacional de Enfermeras (CIE, en inglésInternational Council of Nurses),  una federación de más de 130 asociaciones nacionales de enfermeras (ANE), que representan a las más de 13 millones de enfermeras del mundo entero y que fue fundada en 1899, constituyendo la primera y más amplia organización internacional de profesionales de salud de todo el mundo.

EL COLEGIO DE ENFERMERAS LES DESEA UNA FELIZ NAVIDAD Y UN PRÓSPERO AÑO NUEVO

ACREDITACIÓN Y CALIDAD: ENTREVISTA A ENFERMERA-MATRONA EXPERTA ANA MARÍA CAMBÓN

En la imagen, la enfermera Ana María Cambón.

Ana María Cambón es enfermera-matrona, Diplomada en Calidad, alumna de Magister en Salud Pública y docente de la entidad acreditadora Incorpora S.A., con la cual el Colegio de Enfermeras recientemente ha suscrito convenio.

Hasta marzo de 2013, la profesional prestó servicios en la Intendencia de Prestadores de la Superintendencia de Salud como Jefa de la Unidad de Fiscalización en acreditación. También fue asesora Técnica de la Subsecretaría de Redes Asistenciales del Ministerio de Salud y a la fecha es Asesora de la Unidad de Calidad del Hospital del Salvador

En esta oportunidad, entrevistamos a Ana María para profundizar desde su experiencia en dos temas muy contingentes, como son la implementación de la Garantía de Calidad y el Sistema Nacional de Acreditación, pero de los cuales existe un grado de desinformación no menor.    

Las(os) invitamos a leer esta conversación en extenso y a continuar informándose sobre estos relevantes temas para la enfermería de nuestro país.

Ana María, a modo de tener alguna visión más global del tema, quisiera preguntarle cómo surge todo este concepto de calidad en la salud, desde el contexto histórico.

La calidad en atención parte con el desarrollo de los países. Si tú miras, el concepto de calidad nace en la industria en la época del 30, después de la Primera Guerra Mundial, cuando los japoneses llevan a dar una charla al estadista norteamericano William Edwards Deming, quien les habla del concepto de “proceso de mejora continua” y ellos se dan cuenta que si lo aplican a su industria, tendrían un impacto desde el punto de vista de la competencia, respecto a los productos americanos. A partir de eso, los japoneses crean en las industrias un proceso estandarizado de producción.

En salud, esto ingresa mucho tiempo después en los años 60, con los grupos de la Joint Commission, quienes partieron como un grupo de  cirujanos que quisieron estandarizar algunas prácticas quirúrgicas. Es ahí cuando se instalan estos conceptos de estándares de calidad aplicados a la salud y para nosotros en Chile esto llega recién ahora, varias décadas después.

¿Cómo han incidido las transformaciones sociales y del entorno en este proceso que avanza hacia la calidad?

El proceso de calidad lleva años, pero el paradigma del proceso de atención es el que ha ido cambiando. Antiguamente, este paradigma, desde el punto de vista del paciente, era entregarse a manos del profesional sin cuestionamiento alguno.

Hoy día, los pacientes y la tecnología nos obligan  a ordenar nuestros procesos y a hacerlos seguros, porque el paciente viene a una atención y sabe perfectamente cuando alguien le habla de un diagnóstico o en el caso de un procedimiento. No es ignorante como hace diez, veinte años atrás, cuando le decía al médico “ya señor, hágame lo que usted diga”.  Eso ha generado un cambio importante, no solamente en el ámbito de la salud, sino que a nivel de la población en general, en que uno espera que las cosas sean hechas con calidad y con seguridad.

¿En qué consiste el modelo de Acreditación y cuándo parte en nuestro país?

La Acreditación se instaura con la Reforma de Salud del 2004, la que establece la Garantía Explícita en Salud que es el AUGE.  Dentro del AUGE, a su vez, se establecen cuatro garantías, siendo la cuarta la Garantía de Calidad.

En el año 2005, cuando parten la reforma y el AUGE, la garantía de calidad no tenía ninguna opción de poder partir porque no teníamos los instrumentos necesarios. Estos instrumentos, guardan relación con que la Garantía de Calidad involucra a prestadores individuales registrados, lo que significa que debía existir un registro único en la Superintendencia de Salud en donde aparecieran todos los profesionales del área la salud y donde figurara si uno era enfermera, médico, etc. y este registro público, además cumplía la función de dar fe que el profesional era lo que decía ser. La otra parte de la Garantía, era que los prestadores que dieran prestaciones AUGE, estuvieran acreditados.

¿Por qué ha sido lenta la implementación de la Garantía de Calidad?

El año 2004 cuando se hizo la reforma, ni los instrumentos de acreditación, ni el manual de respaldo de atención cerrada y abierta, ni ninguno de los instrumentos para dar forma al registro de prestadores de la Superintendencia existían, por lo tanto la garantía del AUGE partió sin la Garantía de Calidad. Luego el 2005, parte la Garantía de Acceso, Oportunidad y Protección Financiera con las primeras 25 patologías. Después fueron sumándose otras patologías, pero la Garantía de Calidad no se podía aún subir porque faltaba todo este período en que se implementara la normativa.

Si tu piensas que en el año 2005 parte la reforma, recién en el 2009 aparecieron los primeros estándares. Recién es en el 2010 cuando empieza a echarse a andar el sistema y  el registro de prestadores partió entre el 2009 y el 2010… O sea, existe un desfase desde que nace la legislación hasta que se logra implementar, debido a esta ausencia de la norma y a que no había nada en la institucionalidad de la Superintendencia de Salud para poder iniciar el registro de prestadores, ya que en este país no existe una ley de especialidades.

De hecho, todavía la Superintendencia está trabajando en convenios con las instituciones formadoras, para que estas les manden en forma automática los listados de la gente que se recibe.

¿Pero por qué ha sido tan dificultosa esta parte?

El problema se da con gente que se recibió antes del año 70, donde a veces no hay registro ni nada. Por ejemplo, los registros de la Seremi de los técnicos, eran todos en papel, entonces eso hizo que el sistema se retrasara y no haya podido partir junto con la reforma, razones por la cual la Garantía de Calidad no partió y que el primer esbozo de su implementación lo presentara el gobierno actual con el decreto que indicaba que al 1 de Julio de 2013, los prestadores individuales debían estar en el registro, siempre esto acompañado de los prestadores que dan prestaciones AUGE.

¿Cuál es el impacto en prestadores, funcionarios y pacientes de este modelo?

La Garantía no está asociada a calidad como tal, por ejemplo si uno la compara con los sistemas de la Joint Commission u otros sistemas de acreditación, que son sistemas que están en pro de la mejora continua. El mismo sistema que nosotros teníamos antes, era un sistema que iba en forma continua avanzando respecto a los procesos de calidad.  En cambio, esta garantía que nosotros tenemos actualmente, acredita que tú o tienes hecho un trabajo en calidad y en seguridad o que simplemente no lo tienes, y si no lo tienes, no puedes dar prestaciones GES. Por lo tanto en rigor, el mayor impacto que tiene es en los prestadores que dan prestaciones GES.

¿Cuál es el impacto de trasfondo que tiene esto? Que uno esperaría que a futuro, la población le ponga la exigencia a los prestadores y que uno prefiriera a un prestador que está acreditado y registrado por sobre uno que no. Que uno en 10 años más, yo como paciente pida hora al médico y antes mire en la Superintendencia si este está en el registro de prestadores y si este no está, que la pida con otro que sí esté registrado. Esto debería traducirse en que la institución, a futuro, no debería contratar a nadie que no esté en el registro.

¿Nos podría dar algún ejemplo concreto de situaciones que el modelo actual ya no admite, en comparación al pasado?

Por ejemplo, los alumnos años atrás cuando se recibían, comenzaban a trabajar inmediatamente y el título se lo daban 6 meses después. Incluso a veces nunca llevaban el título a la institución donde se habían quedado trabajando… Eso, hoy día, no puede pasar.

Cualquier prestador que quiera acreditarse, tiene que tener a su gente con título en mano, con una copia fiel del certificado de título original o con el registro de nosotros.

¿Qué ventajas y desventajas tiene el Sistema de Acreditación para profesionales y pacientes?

Mirándolo como una desventaja de alguien recién recibido, para examinar todas las caras de la moneda, si yo hoy día me recibo y doy mi examen de título antes del 31 de Diciembre, lo más probable es que podría hacer reemplazos en Enero y en Febrero. Sin embargo, la Universidad no me va a entregar el título en Enero ni en Febrero, por lo tanto yo no podría hacer ningún reemplazo en ninguna institución ni como enfermera, ni como técnico, como ocurría antes. Desde el punto de vista mío, como alumno recién recibido, el sistema no es bueno porque me está poniendo limitaciones.

No obstante, ingresar a una institución acreditada me va a significar, a pesar de esta espera,  la seguridad de que los procesos están resguardados y estandarizados. ¿En qué se traduce esto en términos prácticos? Yo voy a saber que en ese hospital acreditado voy a tener un programa de orientación, de capacitación y que los procesos principales de la institución estarán estandarizados, como por ejemplo anestésicos, consentimientos informados, etc. Por lo tanto, donde yo participe en esos procesos, sabré que estaré resguardada porque la institución  tiene a una Superintendencia detrás que certificará que “aquí los procesos se hacen así y no se hacen como un individuo determinado quiere hacerlos”.

Desde el punto de vista del usuario,  es muy bueno porque se asegura que los funcionarios que ahí laboran, son lo que dicen ser.

O sea, cumple una misión de resguardo para el profesional de la Salud.

Exacto. Tenemos que pensar que hoy la salud se está judicializando, entonces cuando a mí me pongan un reclamo de que yo no atendí bien, yo podré decir que la atendí de acuerdo a los protocolos de la institución. Podré indicar “nosotros trabajamos de esta manera, nos evaluamos de esta forma y estos son nuestros resultados”.

Entonces, uno como profesional se da cuenta que a la larga le va a beneficiar mucho más estar trabajando en un centro que esté acreditado que en uno que no, donde me digan “cumple como tú quieras esta función, usa lo que tú quieras o pon el medicamento como tú quieras…” Si yo pongo mal el medicamento  en ese caso, la responsabilidad recaerá en mí, en cambio con un prestador acreditado la institución dice “aquí se ponen así las vías venosas, se monitorean acá, etc.”

Entonces, esto en el fondo es la estandarización de los procedimientos, que nos dará un resguardo y seguridad en la atención dentro de un sistema del que formamos parte y en el que no funcionamos de forma individual.

¿Qué tan difícil ha sido esta implementación en los equipos de salud? ¿Es verdad que a los médicos les ha costado asimilar este proceso? ¿De ser así, por qué?

Sí y yo creo que ha sido por una cosa cultural de formación. El médico fue formado para salvar vidas, por lo tanto cuando tú pones a una persona durante siete años de formación y le inculcas que él está para cumplir esa misión, su concepto es superior. Refleja el concepto popular que la gente a veces utiliza de los “diostores”; son profesionales que se forman para un acto sobre el cual nadie más tiene potestad y esto tenía impacto directo sobre la estructura organizacional.

Entonces resulta bastante complicado cambiar la visión a un nuevo paradigma en el que ellos son parte de un equipo, bajo las normas de un proceso estandarizado que corre para ellos igual que como para el resto, porque los entes formadores no les han dado todos los mecanismos para asimilarlo. La gestión para los médicos, por ejemplo, recién está entrando. En cambio, a las enfermeras nos enseñan desde el primer año a ordenar la casa, porque tú eres como la “dueña de casa”. Esto no significa que cuando a ti te ponen a cargo de la gestión de camas, te enseñen a cómo poner las sábanas; te van enseñando cómo ordenar todo lo que está alrededor del paciente. La Gestión del Cuidado.

¿Es positivo este sistema de Acreditación desde el punto de vista de la enfermería?

Yo creo que esta es una tremenda oportunidad para consolidar el rol de la enfermera como gestora del cuidado.

Cuando se estandariza la práctica de cómo va a ser la gestión del cuidado de acuerdo al tipo de paciente que yo tengo, en el fondo estoy estableciendo un rol que en muchas partes todavía es difuso.

La enfermera fue por mucho tiempo la subordinada del médico; tenía que hacer lo que éste dijera y no tenía que tener iniciativa. En cambio, con la Gestión del Cuidado, yo me tengo que ocupar de los cuidados del paciente, independiente del diagnóstico médico que tenga. La principal diferencia actual, es que la enfermera ve la administración y el médico los procedimientos. Por eso, la acreditación es una tremenda oportunidad para generar una base conceptual de qué es la Gestión del Cuidado y estandarizarla ahora.

¿Cuáles son las ventajas que tiene un profesional que se prepara para el proceso de Acreditación?

Desde el punto de vista de un prestador institucional, si yo tengo un profesional que está tomando el curso, ese profesional va a entender hacia dónde está trabajando la Unidad de Calidad en el Hospital y va a poder colaborar. Si yo no tengo ninguna enfermera formada, será más difícil el trabajo de la Unidad de Calidad, ya que mis profesionales no sabrán qué pide el estándar, porque como comenté anteriormente, esta certificación es de garantías. Se tiene o no se tiene.

Que las enfermeras que están a cargo de muchos de los servicios que son evaluados tengan conocimientos de qué me piden, cómo me lo piden y qué procesos fundamentales no me pueden faltar para no fallar, yo encuentro que es un tremendo plus para la institución. Las instituciones deberían promover que todos sus funcionarios tengan una formación en el Sistema de Acreditación.

Además, si uno quiere tener un trabajo adicional como evaluador, es una muy buena alternativa para generar una fuente de ingresos adicional.

¿Qué necesita una enfermera para ser buena evaluadora y cómo se distingue de los demás profesionales?

Un buen evaluador es alguien que es capaz de tener experiencia clínica y que logra complementarla con los conocimientos del evaluador.

Respecto a la segunda pregunta, es importante señalar que la Superintendencia no condiciona a que profesionales de un área determinada, solamente puedan evaluar a profesionales de su propia área, pero sí ha ido regulando de manera que tú evalúes de acuerdo a tus competencias.  Esto en cierto modo beneficia a la enfermera como evaluadora, ya que tiene un plus por sobre otros profesionales, debido a que tiene una mirada global de la atención.

Imagen de archivo ejercicio práctico, Incorpora S.A., Hospital de Talca.

¿Cuáles son los conceptos de enfermería que usted aborda como docente de Incorpora para enfrentar la Acreditación?

Se aborda todo el estándar con los nueve ámbitos y se hace una revisión característica por característica de los elementos que la Acreditación pide: cómo es la normativa del sistema de acreditación, cuáles son las reglas para acreditarse, toda la parte normativa respecto al proceso, cumplimiento de plazos e informes.

Además se hacen ejercicios teórico prácticos para saber cómo se aplica el estándar y después se hacen uno o dos días, dependiendo del prestador, evaluaciones en terreno, no del manual completo pero sí de algunas características en algunos servicios, de manera que el alumno pueda tomar conciencia de lo que significa la evaluación en terreno. Esto se podría considerar como un mini-simulacro de acreditación.

¿Cómo se toman estos mini-simulacros los prestadores institucionales en general, de acuerdo a su percepción?

Para el prestador institucional que se presta como campo clínico, esto es una tremenda oportunidad, ya que cuando tú estás trabajando en la institución, al ver tanto estos procesos y al evaluarte tanto tú mismo, prácticamente no dejas espacio para fallas. Además, cuando viene alguien con experiencia de afuera de la institución, te miran con otros ojos.

Sin embargo, deben estar preparados, ya que si el alumno que te toca es de personalidad inquieta, estudioso y que quiere aprender, podrá ser extremadamente crítico y proponer cambios que apunten a mejoras, que impliquen deshacerse de muchos patrones ya establecidos y que estén muy por sobre el estándar mínimo necesario.

¿Cuáles son las principales dificultades del proceso de acreditación? ¿Hacia dónde deben encaminarse los esfuerzos?

Nosotros somos reticentes al cambio. Si uno mira cualquier estudio de Gestión del Cambio, puede observar que éstos se demoran años en ocurrir. A pesar que la evidencia científica te demuestre que estos cambios son necesarios, los humanos nos demoramos en adoptarlos, incluso diez, veinte o hasta treinta años.

Hoy día en Chile, las acreditaciones al menos son un tema común. Tenemos a muchas personas trabajando el tema de la acreditación, por lo tanto cuando uno llega a una institución para empezar a trabajar en acreditación, los funcionarios al menos alguna noción básica tienen .

No obstante, aunque muchas veces hay nociones , que ellos se suban al carro de la acreditación toma más tiempo y requiere que tú estés muy encima de ellos explicándoles y enseñándoles.  Esto nos indica esa primera gran dificultad, que es que todos dentro de la institución conceptualmente hablemos el mismo idioma: seguridad. Porque la acreditación, en el fondo es el medio para conseguir la seguridad en la atención, que debería ser nuestro fin.

Después, está el otro gran problema que es la estandarización, cuando te encuentras con la situación que en un mismo equipo clínico, algunos profesionales hacen las cosas de una forma y otros, de otra, dependiendo de dónde se formaron. Además imagínate que si yo soy enfermera, tengo treinta años de profesión y llega una niñita recién recibida a decirme que un procedimiento tengo que hacerlo de otra manera, no la voy a tomar en cuenta… Por este tipo de situaciones, estandarizar los procesos no es fácil.

Luchar por el cambio y la estandarización son las primeras grandes batallas que hay que dar.  Después, cuando tú logres ordenar la institución y tener a un porcentaje importante hablando del tema, estandarizando procesos, y que los profesionales comienzan a tomarle el gustito a evaluar para mejorar, tú sabes que ese servicio está bien encaminado y tienes que tratar de que eso ocurra en todos tus servicios.

¿Cómo se aplica el proceso de Acreditación y qué tan duro es para los prestadores y profesionales?

Primero llega una entidad  acreditadora que tú no eliges y que te toca en forma aleatoria, que además no tenga conflicto de interés contigo. Esto significa que entonces no va a ser una entidad que te conozca.

Esta entidad viene con profesionales, cada uno formado en distintas áreas, que tú no sabes qué criterios van a tener para evaluarte. Me puede tocar por ejemplo una entidad donde el profesional sea muy criterioso, pro calidad y mejora continua, que al ver una pauta que no es la mejor, pueda ir dándome sugerencias, diciéndome “mejora esto por aquí o allá”; pero por otro lado me puede tocar también un evaluador que no me va a decir nada y hará sus anotaciones escondiendo el papel, sin que tú sepas qué observaciones está haciendo y me pasaré todos los rollos que te puedas imaginar.“¿Me habrá validado el documento, me habrá validado las pautas, qué estará pensando…?”.  Hay entidades que no te dicen nada.

Entonces, la presión que te generan esos cinco o siete días en los que te están evaluando, para la institución es tremenda.  Y si la institución no está toda arriba de la tarea, es peor porque entonces vas a tener que estar preocupado apuntalando a esos servicios que están más débiles y hay entidades que no te van a dejar participar y van a hacer que el prestador en esa unidad asuma él solo. Más encima cuando están a puerta cerrada, solos y tú no sabes lo que le están preguntando ni lo que está respondiendo tu funcionario… Puede ser angustiante.

¿Y el fracaso, cómo se debe manejar?

Muchos se juegan la vida en la acreditación. Para la institución siempre va a ser muy duro no acreditar, porque va a quedar “marcada” como que no acreditó.

En muchos casos, cuando los prestadores no acreditan, los primeros que salen son toda la oficina de Calidad y los Directivos. Entonces hoy día también, para las Oficinas de Calidad, para las Unidades que están preparando a la institución, es un tremendo peso encima porque se pierde el norte del proceso de mejora continua y la discusión se reduce a “acreditar o acreditar”. Yo creo que ese concepto no es el correcto.

Si yo hoy día fallé, y lo vi en muchos prestadores que fallaron al principio en el sistema, pero fui capaz de preguntarme “¿en qué nos equivocamos, qué estamos haciendo mal y qué estamos haciendo bien, cuáles son nuestras fortalezas y debilidades?” para luego pararme, mejorar y salir adelante con mi misma gente, de seguro sabré que esa será una institución que crecerá. El problema es que nuestra formación no apunta a eso y por lo general se opta por partir de nuevo, con gente nueva, lo que no es óptimo porque estos son procesos de aprendizaje que toman mucho tiempo.

Tanto los prestadores como los funcionarios tienen que aprender que este es un proceso donde todos estamos involucrados, en donde hay un camino largo que tienen que recorrer todos juntos y en el que si se caen, se tienen que parar todos juntos.

Recientemente, el Colegio de Enfermeras suscribió un importante convenio con Incorpora S.A., donde usted es docente. Quisiéramos preguntarle sobre cuáles son las ventajas comparativas de esta entidad acreditadora que además asesora a prestadores y capacita a profesionales de salud para el Sistema de Acreditación.

Yo creo que hoy día, Incorpora tiene muchas ventajas respecto a otros formadores. Esta fue una de las primeras empresas en comenzar a dar los cursos de evaluadores; durante sus primeros años se dedicó exclusivamente a brindar asesorías a prestadores y a capacitar a evaluadores, para luego recién después de uno o dos años salir sorteada para ser acreditadora. Por lo tanto, dentro de las entidades acreditadoras, es lejos la que tiene más experiencia en formación de evaluadores.

Además, de las entidades que hacen cursos de formación de evaluadores es una de las pocas que ha hecho convenios con muchos prestadores públicos y privados, en donde el prestador es parte de su campo clínico, por lo tanto la mirada de los docentes de Incorpora en los distintos campos clínicos , les permite tener una mirada mucho más amplia al sistema de acreditación, que una persona que no haya estado en estos procesos.

En un ejercicio práctico de uno o dos días en una Institución, cada vez que yo aplico un estándar, aunque aplique una o dos características, voy adquiriendo experiencia. Yo profesor, tú alumno. Por lo tanto, un docente de Incorpora que ha hecho 15 o más cursos de formación de evaluadores y ha recorrido pabellones de los 15 prestadores, tendrá más experiencia en aplicar las características de pabellón que cualquier otra entidad que lo ha hecho una o dos veces. Bajo esa mirada, Incorpora ha otorgado una sólida formación a su equipo docente.

La otra gran ventaja que tiene Incorpora, es que su equipo está muy bien formado.  Somos un grupo que viene desde cuando el estándar partió y se le dio forma.

Por ejemplo, su director técnico, Dr. Rodrigo Contreras, es ex médico de la Superintendencia de Salud. Con él, fuimos uno de los formadores del equipo de la Superintendencia que armó el estándar. Rodrigo además estuvo a cargo de toda la interpretación de las características del estándar a través del comité de interpretación. Contar entonces con un director técnico de esa calidad, que además hace clases, es un lujo.

Si a eso le sumas que desde el punto de vista legal de la acreditación,  la formación en los abogados no es muy masiva, la experiencia que tiene el abogado y docente de Incorpora Rodrigo del Canto en la materia, no la tiene ningún otro abogado en este país. Trabajó siete, ocho años en la Superintendencia, también partió con la formación del marco legal de los estándares, por lo que no podría haber alguien más interiorizado y competente para entregar los conceptos legales que él.

También, Ana María Herrera, matrona y formada en Estados Unidos, aplicaba evaluaciones de la Joint Commission  en un centro de ese país, lo que también le da un plus en formación de calidad que poca gente en Chile tiene.

Por mi parte, yo estaba a cargo de la Unidad de Fiscalización en la Superintendencia; por lo tanto tenía que fiscalizar a los prestadores acreditados.

Entonces, la experiencia que nosotros en Incorpora podemos transmitirle a los alumnos, no es la misma que puede ofrecerle un profesor que pueda tener solamente la experiencia clínica. Tenemos experiencia en formación de evaluadores, en acreditación, experiencia en lo que fue el inicio del estándar, su interpretación y cual fue el espíritu tras su creación… Esas características le dan a Incorpora una ventaja comparativa a la que pocos podrían acercarse.

SE REALIZA PRIMERA ASAMBLEA DE SOCIEDAD CHILENA DE SIMULACIÓN CLÍNICA Y SE VOTA A SU DIRECTIVA

SANTIAGO- El pasado martes 19 de Noviembre, se realizó la Primera Asamblea de la Sociedad Chilena de Simulación Clínica y Seguridad del Paciente (SOCHISIM), actividad desarrollada en dependencias del Stadio Italiano y que contó con la presencia de académicos, profesionales del sector salud y destacadas autoridades, entre ellas, la presidenta del Colegio de Enfermeras de Chile, Paola Pontoni.

Durante la asamblea se votó y ratificó a la directiva de SOCHISIM , obteniendo el cargo de presidenta la enfermera/matrona Eliana Escudero,  vicepresidente Dr. Cristián Rocco, como secretaria la enfermera/matrona Marlova Silva y como tesorero el Dr. Franco Utili. Cabe mencionar, que como directores  continúan la Dra. Juanita Zamorano,  la enfermera Elizabeth Fornet y en remplazo del Dr Pedro Verdugo, asumió la enfermera y psicóloga Mónica Valenzuela.

Al ser consultada respecto a la importancia de esta sociedad científica, la electa presidenta Eliana Escudero, indicó que “esta sociedad busca ser una entidad colaboradora tanto de las universidades como de los profesionales del mundo clínico , proporcionando a través de sus miembros y de  sus investigaciones, otros modelos de enseñanza / aprendizaje  que han tenido por años las carreras de salud”.

Además, la enfermera/matrona, quien además se desempeña como directora de la Escuela de Enfermería de la Universidad Finis Terrae, se refirió al rol que SOCHISIM cumplirá ante los profesionales de la salud. “Este grupo de socios de la sociedad  y su directiva desea difundir en Chile una cultura de seguridad y entrenamiento en quienes otorgan atención en salud y con ello garantizar el logro y la permanencia de ciertas competencias fundamentales para mejorar la salud en Chile” señaló la presidenta de SOCHISIM y complementó la idea, manifestando que “el Estado, a través de su Ministerio de Salud, debiera vincularse a esta sociedad científica, ya que abarca a todo el equipo de salud y el problema de la calidad de atención y de formación  está en sus prioridades”.

Para más información, los invitamos a visitar el sitio oficial de SOCHISIM.

Noticias anteriores